Ye raro que la ñeve algame Xixón. Cuando viví en Pumarín, nun octavu pisu, vía’l Picu’l Sol, el Monte Deva y hasta l’Aramu. Quiero alcordame de que ñevaba tolos años, quiciabes más qu’agora, y que delles vegaes podía vese tola cordal blanco. L’otru día, n’otru espaciu, un espaciu d’esos que paez que tan irremisiblemente venceyaos a ún, como ye la Llaboral, víase la cordal blanco. Bono, esblanquiñada.

Fui alló porque tamos ensayando una obruca, y dexáronmos un espaciu pa poder trabayar, polo menos a meyor temperatura qu’en Pinzales, onde tenemos el nuesu llocal, qu’amás enterámosnos esti día qu’esbarrumbó un cachu’l teyáu y entró agua a manplén.

Falaba con Arantxa’l día enantes –como siempres, paez qu’agora nun hai otra conversación– de lo mal que tan los ánimos na profesión. Yo nunca lo viera peor. Nun me quiero estender, yá lo faigo n’otros foros, colo mal que ta too. Resúmolo en qu’el teatru ye dalgo que se crea, y como hai que crealo, supón un actu de rebeldía dafechu y un choque frontal escontra tola realidá. Toa. Y agora eso nótase muncho más.

Colé esi día pa casa perablayáu. Costóme, llevamos dieciséis años de profesionales, pero yá algamé la llende de pensar que nun paga la pena l’esfuerzu de tantos años. Nun hai dengún estímolu nin por parte de los compañeros-es, nin de l’alministración, nin de naide, pa que podamos cumplir la función social que tenemos encamentada. Y llegamos a la fin del ensayu. Y al día siguiente tamién, quiciabes colos ánimos un poco anovaos. Ñevare.

La obrina ye un infantil, afitáu nun cuentu d’Antón García. El pelegrín Valiente. Estrenaráse nel FETEN, el domingu 24. Nun tamos enfotaos nin siquier en que se venda daqué –lo qu nun quier dicir que nun vaigamos intentalo polo menos. L’estrenu nel FETEN ye cosa complicada, porque siempres ta l’aquelli de que si sal bien, pos bien, y nun se vende nada; y si sal mal, pa encima, crucifíquente. Sicasí, estrenar agora en FETEN ye la única illusión, l’unicu aliciente pa siguir trabayando daqué. El cuentu ye ilusionante. El camín de les estrelles. Daste cuenta de que sí, qu’esi ye l’únicu camín que tenemos, lo meyor que podemos facer, pelegrinar, siguir pelegrinando pa llegar a dengún llau, ser consecuente colos tos pruyimientos, nesti camín malsanu d’envidies, vanidaes, zancadiyes y disprecios.

Allégrame muncho tener bonos compañeros y compañeres de viaxe; los y les que lleven pelegrinando con nós tou esti tiempu, y agora especialmente, Inma –por supuestu–; Arantxa, que siempres tuvo ehí, perbona profesional, y meyor persona y compañera; y Dani, que ye la primer vez que trabaya con nós y aporta illusión, seriedá y mocedá.

Namái qu’espero qu’el camín de les estrelles nos seya afayaízu. Ye abegoso, necesítase muncha voluntá, tenemos de ser de fierro. Pero, dacuandu, ñeva; y presta.

Imagen