Apeteciame escribir de los Premios Oh, pero dábame pereza; un comentariu de Jose Miguel en FB animóme a ello. Tá bien recordar los anicios y la cronoloxía de los premios. Amás el fechu de que nunca fuéremos nin siquier nominaos pa nada nin nos Asturies nin nos Oh en tola so hestoria da cierta capacidá de perspeutiva dende una distancia (Lóxicamente nun ye esa la razón d’esti escritu)

Al respeutive de la hestoria, sólo solliñar que la primer gala que se fizo entamóla la UAA na Sala Quiquilimón, años antes de que s’organizaren los Premios Asturias. Y alcordase d’estes coses nun son batallines del pasáu. Son hestoria del teatru asturianu. Hestoria, amás, institucionalizada.

 Jose Miguel fai munchu énfasis nos procedimientos de votación, él siempres foi partidariu d’estructures abiertes y plurales. Ta bien, pero ye sólo ún de los modelos posibles. Anque sí tuve que ver con ello, nunca tuvi yo venceyáu direutamente coles organizaciones de los Premios; pero paezme que los Premios Max teníen esi modelu abiertu que valió d’inspiración pa los Asturias. Yo creo que tien más sentíu esi modelu abiertu nos Max que nos Asturias, simplemente pola cantidá de votantes censaos. Equí al ser pocos podíen amañase de dalguna forma les votaciones, pero bono, eso pue pasar y pasa colos otros modelos tamién.

 Tola xénesis de los premios Asturies ye tal y como cuenta Jose Miguel; diz lo siguiente:

“Se crearon a iniciativa del Ayto. De Langreo y colaborando el ITAE, cuando era concejal Ramon (el de Kumen); y cuando Julia dirigía el ITAE (la que fue de La Galerna). Esos premios se consolidaron en base a múltiples reuniones de trabajo, primero por iniciativas individuales y después a través de un comité organizador compuesto por representantes de: sindicato actores, asociación de compañías profesionales, asociación de compañías de danza, Ayto. De Langreo, Consejería de Cultura, y Cajastur. El procesó culminó con la elaboración y exposición pública de unas normas de participación en los Premios Asturias para compañías de teatro y danza asturianas. Dichas normas regulaban tanto los requisitos y registro de candidatos como requisitos y registro del censo de votantes.”

 Pero a mí interésenme más los Premios dende otru puntu de vista. Los premios d’esti tipu son homenaxes o reconocimientos que los grupos o subgrupos sociales que los entamen, perfaen pa consolidar el propiu grupu.

 Contemos que Jose Ramón yera conceyal, y entamó los premios que yeren pa profesionales, pal grupu de profesionales del teatru y les artes escéniques asturianes; non pal aficionáu, magar que los sos miembros sí podíen participar como votantes.

 José Ramón, nun lo sé porque nun lo viví direutamente, pero debió tener daqué que ver col güelpe d’estáu aficionáu, que como bien diz Jose Miguel, “se fraguó cuando surgió FETEAS y solicitó formar parte del comité organizador”.

 Si tenemos unos premios con una naturaleza profesional, que pertenecíen al grupu social de los profesionales de les artes escéniques, un grupu que más o menos entamó a tomar forma haza l’añu 1985 cola creación del ITAE, y que necesitaba puxu y visibilidá, l’inxertar, amás baxo presión, al grupu de los aficionaos camudaría la naturaleza de los premios. Asina fue que yá nun se ficieron más, lóxicamente. La lletura ye la de siempres, el profesional necesitaba los premios pa afitase como grupu, y l’aficionáu, que nun lo necesita, pa figurar ya intentar ser tanto como’l profesional. Ehí llueu entren razones de tipu personal, ya inclusive d’orde patolóxicu, nes que nun me voi a meter, de momentu, pero que ficieron qu’aquello españare.

 L’asociación ACPTA, d’aquella la única qu’aconceyaba compañíes profesionales, siguió trabayando cola idega de los Premios y algama crear los Premios Oh!. Yo toi con Jose Miguel en que tampoco me los creo; pero ye una opinion personal.

 ACPTA, cuando entamen fai cinco años la xera de los premios –profesionales, tá claro–, ya lleven furrulando como asociación unos cuantos años, y ye hasta esi momentu la única qu’aconceya compañíes profesionales. Polo tanto el grupu social del teatru profesional, pa ellos, son les compañíes de ACPTA. Invítase a participar –non a organizar– al restu compañíes asturianes. Furrulen con un modelu nes votaciones de tipu zarráu, con un xuráu que ye’l que dicide, lo que tamién pue facer sospechar; pero al menos, pue criticase. Jose Miguel desplícalo y critícalo abiertamente. Yo tamién, pero por otres razones.

 Paralelamente surden más compañíes, y otra asociación, que ye Foroescena, na que güei hai más compañíes que n’ACPTA, y delles con bayurosa trayectoria profesional, colo que’l grupu social del teatru profesional aumenta.

 Foroescena intenta, va dellos años, participar na organización de los Premios Oh!. Ye lóxico, yá que les compañíes asociaes en Foroescena tamién formen parte d’esa categoría de lo profesional. Por una razón ou otra hasta agora nun pudo dase esa collaboración; quiciabes ACPTA, ye una opinión personal, caltenga un comportamientu hasta ciertu puntu elitista o arrogante, que-yos faiga interpretar el fechu de la posible collaboración como una perda de presencia de los sos asociaos énte les alministraciones, afitándose na llabor desenvolubrada hasta la fecha na organización de los premios.

 Hai delles coses que contribúin a forxar esta hipótesis: son los premios profesionales qu’organiza ACPTA, y en principio los destinatarios podríen ser ellos mesmos, anque escepcionalmente se dea un premiu a dalguna compañía non asociada a ACPTA; tener dalgún d’esos premios, o dellos, son méritos cara a les ayudes que puedan recibise, y el procedimientu de seleición y de concesión de los premios ye zarráu.

 En tou casu, y anque asina nun fuera –toi plantegando hipótesis y construcciones mentales lóxiques pa llegar a una especie de reducción al absurdu, nun pretendo faltar a la honorabilidá de naide– el fechu de qu’APCTA siga en solitario entamando la organización d’esos premios yá abulta polo menos anacrónico. La profesión, o bona parte d’ella nun s’identifiquen colos premios, por más que s’invite a presentar espectáculos a concursu; y la composición de los tribunales y la so capacidá p’analizar trabayos –ya inclusive pa ser quién a velos toos– pue ser mui discutible. Ye llexítimo que s’entamen, pero nun paez conveniente que se sigan organizando asina, dende’l puntu de vista del grupu social en conxuntu.

 Agora los Premios Oh! tienen de convertise nesi preséu, necesariu pero non suficiente, pa que’l profesionalismu de les artes escéniques se cohesione

Per otra banda, la revancha aficionao tamién tien los suyos particulares; que yo sepia al menos dos, l’Alejandro Casona en Villaviciosa y l’Aurora Sánchez en Candás. Ehí si que nun voi a entra a analizar, saben mui bien lo que faen, cómo lo faen y pa qué; y ye terrible, a veces. De toes formes, y por facer una homildosa aportación d’otru orde, voi centrame simplemente nos nomes de los concursos. Ye un poco dar la tabarra, pero fáigolo porque en Foroescena naide me fai casu y a mi paezme importante. El nome Premios Asturias de Teatro taba bien; definía perfeutamente l’ambetu y la naturaleza del grupu social que lu entamaba y que yera destinatariu del homenaxe. Los premios aficionaos tamién lo son, al tener los nomes de persones venceyaes col ámbetu onde se desendolquen. Hai otros premios perehí que podríemos analizar: los premios Max, reivindiquen ún de los personaxes más reconocibles del teatru español de tolos tiempos, polo tanto casa colos intereses del coleutivu; lo de los Goya yá ye daqué más rebuscao, pero tien un venceyamientu, según la organización desplica, coles imáxenes. Pero el nome de los Premios Oh! nun define nada, ni ye indicativu del grupu social que lu propón, nin del destinatariu, nin del ámbetu territorial nin de la categoría de los premios. Amás, nun sé si ye asina, igual soi mui mal pensáu, pero tengo motivos pa ello, a mi paezme una incorreición gramatical sobre un nome hipotéticu que trataba de reflexar, amás de forma peyorativa, l’asturianía de los premios; correutamente, según la mio hipótesis, la propuesta orixinal sedría “Premios ho”, sólo que pa más aquelli taría mal escrito. Nun ye una denominación propia nin digna. Ye dalgo dafechamente impersonal. Yo propongo, agora qu’hai que facer evolucionar esti asuntu de los premios darréu, camudar tamién el nome por ún más apropiáu, y que cumpla con les carauterístiques que tienen que tener los nomes d’homenaxes; amás, pa cada premiu en concretu podríen emplegase nomes de profesionales o de xente venceyao col teatru asturianu y col teatru profesional, como, ocúrreseme, Ceferino Cancio, Margarita Rodríguez, Antón de Marirreguera…

 Esto tien de camudar yá, en munchos aspeutos, y pa bien. Nun podemos dexar que nos sigan cayendo toes del mesmu llau.