Esti calorón que mos afuega estos díes tien efeutos cuando bonos cuando malos; los malos yá la conocemos toes y toos, asina que vamos reparar nún de los bonos. Güei, na redolada de San Xuan de Villapañada, un pueblín que ta a les afueres de Grau, salía la mazcarada de los Aguilandeiros. L’etnodrama recuperólu apocayá Xose Ambás, en comuña col estudiosu Álvaro Valdés y la collaboración de los grupos Xeitu y Territoriu Bron. (Pue consultase l’artículu espublizáu en LNE de 27-12-2015).

SAVE_20151226_160319

El día nun yera iverniegu pa nada, pero animaba a facer una visituca per esos llares. El pueblu de San Xuan ta a la vera la carretera xeneral que sal de Grau en direición a Curniana. Otros pueblinos au se pudo disfrutar de la mazcarada foron Rozadas, Acevéu o La L.linar. Ye bien guapa tola zona y encartió la folixa; atopámonos ellí vieyos conocíos y conocíes, que siempres presta.

IMG_20151227_124535

En finando la visituca nun mos echamos pelos caleyos  anque apeteciere, sinón que baxamos a Grau a xintar daqué, yá yera hora. Magar que pienso qu’esta contorna nun ye lo que se diz sidrera por definición (si bien pa la cercana parte de Belmonte había producción, d’ehí topónimos como Pumarada), topamos con una sidrería perbien armada, denomada Feudo Real. Allá tomamos sidre Trabanco, normaluca, bien, como siempres, y xintamos una ufierta de tapes por venti euros los tres que díbemos que quedamos como los reis del Feudo.

Arrancamos llueu y cruciamos el guapu pueblu de Peñaflor, asitiáu nun estelante llugar, cola so ilesia románica, y pasamos la ponte pa empobinar al conceyu de Les Regueres. Ye un conceyu pequeñu y non mui conocíu, pero que paga la pena visitar despacín porque tien munches coses que ver. Ye l’encruz del Camín de Santiago pel interior col Camín de la Mesa, y asítiase a la vera’l Ríu Nalón. Les arriondes del riu son espectaculares. Al pocu de cruciar la ponte, un llugar onde tuvo llugar una pernomada batalla cuando “la francesada”, y qu’agora se recontrúi per aciu’l llabor de l’Asociación de Recreación Histórico Cultural de Asturias , topamos un desvíu qu’indica pa Valduno, a la mandrecha. Pasamos per delantre del ablucante Palaciu de Bolgues y siguimos tresviesando una llanera que mos avera a la polación de Valduno. Visitamos les termes que se descubrieren embaxo la ilesia de Sta. Olaya, agora anovada depués de que valtiara l’antigua románica.

IMG_20151227_152813

Entramos en Casa Dylsia, un chigre-tienda con un comedorucu bien afayadizu y que tien pinta de comese bien, casero y non mui caro. Siguimos camín, haza l’Altu l’Escampleru, y torcimos camín d’Avilés. Per esa carreterina, que güei taba especialmente guapa pola lluz de la tardi y lo verde, a poca distancia, a mandrecha, vamos topar un desvíu que nos empobina a Posada, per San Cloyo, Tuernes Grande y Pequeñu, bien prestosa; garrábase va un tiempu p’atayar si teníes que facer la ruta Xixón-Grau, cuando nun había autopista. De toes maneres, nun vamos garrar esi desvíu y vamos siguir en direición a Avilés viendo paisaxes perguapos, hasta llegar al pueblu d’Arllós, entá del conceyu de Llanera.

Nuna llomba que ta llantada metanes del valle, álzase la ilesia románica de Santiago d’Arllós, que caltién una portada principal perinteresante, anque dalgo esfaraguyada; tamién dalgún caneciellu, na testera.

IMG_20151227_163622

Ye ésti un sitiu guapu, atrayente; yo barrunto, ensin denguna preba científica, qu’esa ilesia ta construyía coles piedres d’un castru que posiblemente s’allugare ellí enantes. El sitiu da pa maxinalo.

Siguimos pela carretera hasta Posada Llanera, concasando ellí con un par de rutes enantes amosaes. Un prestosu paséu.