Inicio

“El comuñeru”, de Xuan Xosé Sánchez-Vicente, versión n’audiollibru.

Deja un comentario

Público

Restolando pente los llibros y papelorios que tengo per casa, atopé va poco una carpetina verde, vieya, con un testu escritu a manu robláu por Natalia, que fuera mayestra nel I.B. Roces cuando me tocó dir allá, y que dirixía, xunto a Carmen Suárez, güei Conseyera d’Educación y d’aquella direutora del centru, el Grupu de teatru Talía, que foi onde tuve’l mio primer contautu colos escenarios de los que por suerte o disgracia nun volví a salir. Toi falando del añu 1985, más o menos…

El testu en cuestión ye un rellatu de Xuan Xosé Sánchez-Vicente, que n’aquél intre yera mayestru nel centru, entituláu El comuñeru. L’autor nun necesita muncha presentación… Premiu Nacional de Lliteratura esti añu, fundador de l’asociación Conceyu Bable y más tarde de l’Academia de la Llingua Asturiana, dramaturgu, poeta, ensayista, políticu… Una referencia de primer orde na lliteratura y na sociedá asturiana d’anguaño. El comuñeru asoleyóse nel añu 1979 dende una editorial venceyada a ALSA, y ési debió ser el volume qu’atopó Natalia na biblioteca del I.B. Roces y que-y valió pa intentar facer una igua del rellatu col envís de representala en teatru. La igua, escrita a manu, como vos dicía, ficiérase cola idea de que yo mesmu la representara, según ta escrito na portada…

Nun soi críticu lliterariu, pesie a too soi de ciencies; pero nun fai falta selo pa decatase del rexistru cultu y poéticu del testu, y del bayurosu aporte de vocabulariu del mesmu. Metanes una atmósfera onírica averada a la velea, narra les andances d’un comuñeru y del so ganáu na Edá Media, enfrentándose al mundu que lu arrodia y a sigo mesmu. Ta dividíu en delles secuencies, nes que l’autor va camudando la voz soxetiva; unes vegaes fala Xuan de Malgarita “El comuñeru” y otres ye una voz narrada, con rexistros estremaos. Por eso Natalia camentó que podría representase, y púnxose, a comuña col autor, a facer l’adaptación qu’atopé unos trenta y cinco años más tarde.

El casu ye que al atopar el testu somorguiéme d’esmenu nun mar d’alcordances, y el resultáu d’ello foi la decisión d’encarar el testu, non pa la so representación, que me paez complicada poles sos carauterístiques, sinón pa la so grabación como audiollibru, que ye, dientro les mios poques posibilidaes, un mediu que m’abulta más afechiscu pa dalu a conocer. Más qu’una decisión, un pruyimientu; pero ehí hai otru problema, que ye los medios de producción y l’espardimientu. Siendo una custión d’orde tan personal, camenté que lo meyor yera asumir la producción anque fuera con un miniestudiu caseru como’l que tengo, y sopelexalo per redes, ensin mayores pretensiones, ensin nenguna intención comercial de mano y sobre manera, con tol ciñu y precuru que seya quien a tresmitir. La idea, aparte de les motivaciones personales que vos toi amosando, ye afondar nuna estaya de trabayu que me presta abondo y que tengo poco esplorada. Pidí-y permisu al autor pa llevar la idea a cabu, y amosóse mui receptivu, cuasi diría que cómpliz, daqué qu’agradezo enforma.

Aquellos años pa mi fueron determinantes en munchos sentíos; considérome perafortunáu por poder vivilos con xente como Natalia, Carmen y el mesmu Xuan Xosé, ente otros y otres; y poro, colos mios compañeros y compañeres. Los caminos que caún escueye van cruciándose o dixebrándose colos años, pero toos ellos y elles son ensin dubia parte de lo que soi.

Prestaríame dedicá-ylo a “la comuña” del I.B. Roces: per un llau al profesoráu que mos trató d’empobinar pol bon camín, eso sí, con resultáu cuestionable, polo menos nel mio casu; yéremos dures y duros de pelar. Falo, ente otros y otres, de Natalia, Carmen y del propiu Xuan Xosé. Per otru llau, Layra Rey, Nieves, Nuria Lastra, Cristina Fernández, Toñi, Oscar Redondo, Jose A. Rozada, Sandrina, Eva de la Busta, Paula Medio, Eva Aguilera… y en xeneral a toles les persones que participamos d’aquello tan prestoso, y que diba ser perllargo nomar. Y, con especialidá, a Margarita Rodríguez y a Silvino Torre.

Espero que vos preste, y tamién espero poder siguir afondando nesta estaya de trabayu más alantre con otros proyeutos.

Web personal y blogue: www.antoncaamaño.net

Deja un comentario

Prestábame tener na mesma web el blogue y la mio hestoria profesional, y paezme que yá ta too más o menos; queden por completar delles coses, y la parte de les semeyes tá n’obres, porque como ye propio de los actores de pro, nun tengo nin una mala semeya qu’encartie. Pero bono, yá ye custión de tiempu. Que vos preste.

Tesis. Agradecimientos. Precisiones.

Deja un comentario

Quiero dar les más fonderes gracies a tola xente que me fizo llegar les sos felicitaciones, a los medios de comunicación y a los profesionales tanto de Galicia como d’Asturies qu’espublizaron la noticia de la presentación de la mio tesis, y tamién a toles persones que contribuyeron a espardila peles redes. Toi percontentu cola repercusión que tuvo l’asoleyamientu del trabayu y tamień cola acoyida que se-y brindó. Prestaríame, d’otra manera, que nun se quedare neso, y que realmente contribuyera a que’l teatru profesional y a que’l teatru asturianu algamaren la sonadía, el respetu y el sitiu que-yos correspuende tanto no social, como no académico o no artístico. Pero eso yá nun depende solo de mí…

D’otramiente, prestaríame precisar dellos aspeutos que quiciabes nun quedaron abondo claros por cuenta del so tratamientu nos medios; anque pienso que sí que ta desplicao suficientemente, pruyíame esclarialo pa que nun haya malos entendíos. La razón pa que la tesis se presentare na Universidade de Vigo foi única y esclusivamente‘l rangu académicu de toles Escueles d’Arte Dramáticu del territoriu del estáu. Son escueles onde se realicen estudios superiores, como foi’l grau de Direición d’Escena nel mio casu, pero que non dependen de la Universidá como otres facultaes. Ye una situación problemática qu’habría d’iguar darréu, ensin dubia, p’algamar la total equiparación. L’alcuerdu robláu na Universidade de Vigo por Arte Dramático y la Facultá de Filoloxía e Tradución permite ufrir másteres y doctoraos n’Artes Escéniques, como asocede tamién n’otros llugares. Y esa foi la razón fundamental de que matriculare ellí pa ellaborar la tesis, y de que n’Asturies nun pudiera ser (yá qu’equí nun hai alcuerdos d’esi tipu, magar que me consta que ta trabayándose nesi sen).

Per otra parte, el trabayu efeutivamente presentóse y defendióse n’asturianu; pero en dengún casu se punxo torga denguna dende dengún estamentu de la Universidá asturiana a qu’asina se fixera, y polo tanto nun ye esi’l motivu de que s’asoleyare en Vigo. Sí ye verdá, y eso ye sabío por tol mundu, que n’Asturies tiénense presentao tesis n’asturianu y tamién, llamentablemente, qu’hubo dellos casos que nun se permitió presentales por tar redactaes en llingua asturiana. Ye dalgo que ye necesario normalizar, evidentemente, tanto nel entornu académicu como nel social. Pero la razón pola que’l mio trabayu se presenta n’asturianu ye cenciellamente por coherencia cola temática y cola mio trayeutoria y forma habitual d’espresame; en Vigo alcontréme con un talante mui favoratible, eso tamién ye verdá.

Más nada. Voi apurrir equí dellos enllaces a notes que salieron en prensa de les que tengo yo noticia:

g2

Con Manuel Ángel Candelas Colodrón, codireutor de la Tesis

A ver si d’equí a poco podemos falar del trabayu y los sos plantegamientos. Intentaré faer una presentación pública, quiciabes na ESAD, en Xixón. Informaré.

Gracies de nuevo.

 

 

 

 

 

 

Asturies amburiando. As novas “Fogueiras do natal”

Deja un comentario

L’amigu Berto Peña cuntábame que fai non munchu tiempu, en dellos pueblos asturianos, lo mesmo que nel norte de Portugal o dalgunos llugares de Galiza, Zamora o Lleón, cellebrábase per estes feches la fiesta denomada “As fogueiras do natal”. Ye’l contrapuntu a San Xuan, que como ye sabío, vien recordanos que ye la nueche más curtia del añu, mientres que nestes feches d’avientu ye cuando los díes entamen a facese más llargos.

Llarga nueche la de güei, nun sólo porque los ritmos de la naturaleza, que l’home nun puede domeñar, establécenlo asina. Mañana son les elleiciones xenerales. La xente ta esperanzao y nervioso. Y dalgunos tan nerviosos que pretenden controlar la naturaleza a base de prender fogates y  amburiar bosques. ¿Cuála ye la razón?

Güei echamos la cabera función de la ópera “Il Duca d’Alba”. Nel últimu descansu, enantes de salir, lleo nel fb que tan declaraos polo menos 30 fueos n’Asturies, que más tarde sedríen más d’un cientu. Salí del curro pasaes les once la nueche. Sentí la necesidá de facer daqué, quería saber qué pasaba, qué necesidaes había. Les compañeres yá dispusieren una rede de sofitu pa la xente evacuada… Otres acudíen a los incendios… Al paecer los fueos taben concentraos nes fasteres occidental y oriental d’Asturies, Viavélez evacuáronlo, nun sé… Munches noticies. Por cierto, tamién amburiaba La Col.ladiel.la, caleyu que amosáremos nel capítulu anterior. En Xixón había incendiu y fui p’allá de secute.

IMG_20151220_004437

Ruedes ye una prestosa parroquia de Xixón a la que se pue llegar pela Carretera Carbonera, pasando Mareo y la Pedrera. Hai un desvíu a la mandrecha y xúbese una cuesta bien pindia. Nel altu ta la parroquia, espardía per dellos barrios; al pocu de llegar arriba tópeste cola guapa ilesia d’aniciu románicu y l’edificiu de la escuela. Intentara llegar per otru caleyu, ún que xube dende La Pedrera, pue enganchase dende’l chigre Casa Oliva, pero atopéme col fueu, di la vuelta y tiré pola primer ruta. Dende lo alto, que tien el Picu Samartín y Güerces al otru llau del valle, hai unes vistes estelantes de la ciudá de Xixón y de tola rodalada.

Subió Nuria, la nuesa conceyala de XSP, y tuvimos falando colos bomberos y municipales que taben allá nel operativu. Ensin mayores consecuencies, por suerte. Ellos aseguráronmos que l’incendiu yera provocáu. A la de dir a la gueta les causes nun sólo d’esi, sinón de los más de cien incendios declaraos en toa Asturies, nun-y dieron muncha vuelta al son. Dicíen que por descuido de los paisanos que van quemar herba seco, matos y bardiales, y píllalos l’airón esti y prende tou.

Casualmente, el sitiu onde ardía ye un cotaraxu con unes vistes impresionantes. Paez, poles informaciones que van llegando, –non pela TPA, que yá dixo que nun tenía medios pa cubrir ná, nun sé pa qué tan ehí– qu’hai munchos incendios pela costa, tamien en Muniel.los, en Llanes, Cabrales…

IMG_20151220_005543

Itinerariu propuestu: esto ye TERRORISMU MEDIUABIENTAL. Yá se comprobará, pero la mayoría de zones amburiaes son d’interés pa constructores. Hai una llei de montes que permite construir en zones quemaes. Mañana hai elleiciones. Pudiera dase’l casu, oxalá, que salieren escoyíes fuerces polítiques que podríen torgar esa llei. Dalgunos pensaron que valía más curase en salú, y polo tanto, tan quemando’l nuesu país.

El festexu d’As fogueiras do natal tenía una finalidá: apurrir calor y lluz nos díes más escuros del añu. D’ehí fiestes como Sta. Llucía, ente otres. Pero güei Asturies, magar que coincida la fecha, nun ye una fiesta por munches fogueres qu’haya. Ye una catástrofe. De toes maneres, espero que mañana nos vuelva la sorrisa. Que se torgue esa llei. Qu’haya dotaciones con medios afayadizos pa resolver estos tristes episodios. Asturies ye un país persensible a esti tipu de siniestros. Y coles mesmes, que s’investigue que foi lo que verdaderamente ocurrió y cómo ta organizao too esti atentáu; que nun tenga consecuencies pa naide inocente; y qu’a cortu plazu podamos volver a ver los caleyos d’Asturies, como estos tan fermosos de Ruedes y la so rodalada, verdes, como siempres.

 

X.S.P. (Xéspir Sí Puede)

Deja un comentario

Hablando de teatro, Patrice Pavis considera que la fórmula mínima de la secuencia típicamente trágica sería algo así como que “El mithos es la mímesis de la praxis a través del pathos hasta la anagnórisis”. Así, para empezar, la cita pudiera parecer una pedantería por mi parte. En desagravio, vaya una traducción a lenguaje comprensible que aporta el mismo semiólogo, en la que sostiene que “la historia trágica imita las acciones humanas bajo el signo de los sufrimientos de los personajes (y de la piedad y el terror que provocan en el espectador) hasta el momento del reconocimiento de los personajes entre sí o de la toma de conciencia de la fuente del mal”.

Los acontecimientos que suscitan el planteamiento, nudo y desenlace de las elecciones municipales en Xixón obviamente no constituyen en sí mismos una historia de ficción ni imitan ninguna acción real. Sin embargo, no dejan de tener cierto regusto de tragedia clásica. Los efectos de cualquier acción dentro de ese acontecimiento no dejan indiferente a nadie. Provocan en todos los casos conflictos de carácter elevado, definidos casi siempre por el binomio divino/humano y por la explosión catártica de las pasiones.

En principio, todos los actores sociales de este hipotético y trágico pacto de gobierno sufren. En el caso de IU, porque la organización, víctima de su propio destino, se ve impelida a abrigarse bajo el paraguas del PSOE y a aceptar sus condiciones. En realidad se enfrenta a su propia desaparición. La posibilidad de adoptar una postura contranatura, como podría ser el apoyar a otra organización que no fuera la de siempre, supondría para IU un grave conflicto de identidad (escenificado en la disensión interna existente entre varios sectores) y un enfrentamiento con el poderoso. Sin embargo, a este actor social que parecía condenado a desempeñar un discreto segundo plano, la grandeza dentro del relato se la confiere la evidencia de que tenía en su mano gran parte de la solución al conflicto. Pudo haber adoptado un compromiso de cambio real, pero planteó un intento de vuelta a una situación mala pero conocida. De esta forma se refuerza en la imperfección, mostrándose a duras penas coherente con los valores por los que apostó tradicionalmente. La tragedia de ser el amigo del abusón de clase. En el público provoca piedad.

El rol del PSOE local es diferente. Es el héroe villista –o mejor dicho villano– movido, a grandes rasgos, por el resentimiento, la ambición, el orgullo y la soberbia. Para este actor social, el término “cambio” significa volver al orden preestablecido, o sea, de nuevo poder gozar del poder que detentaba, que se supone que es su objetivo. Un orden que, como orden humano y no divino, es imperfecto. Es una figura muy de Shakespeare; el malo malísimo, ataviado con máscara de esencia de la izquierda afable y simpática, y que funciona como símbolo de un sistema anacrónico, cruel, amoral, corrupto y podrido por naturaleza. Provoca terror.

Ricardo III es sin duda el personaje. Shakespeare construye una famosísima escena en la que el por entonces futuro monarca corteja a Lady Ana en el mismo entierro de su marido, al que previamente Ricardo había dado muerte. Sin embargo y contra todo pronóstico, ella acepta el anillo que él le ofrece. Comparten lecho y reino y al poco tiempo también Lady Ana será asesinada por Ricardo.

En el caso de Lady Ana se encontraría por un lado IU, que acepta el famoso anillo, quizás con menos objecciones que el personaje trágico, y que busca amparo en lo seguro, aunque relacionado directamente con lo corrupto e inmoral. Ello acabará, según indica la lógica del genial dramaturgo inglés, en muerte segura. Por otro lado está XSP, que no acepta el trato. Eso hace sufrir al PSOE, que hace lo posible y lo imposible por conseguir su objetivo, por las buenas o por las malas, urdiendo y desarrollando todo tipo de chantajes y estrategias.

El conflicto interno de XSP remite también a un dilema de connotaciones shakespereanas; el choque entre el deseo y la capacidad de acción. El “debo de hacer esto” frente al “a ver cómo me apaño para hacer esto”. Es el “ser o no ser” de la política municipal. Sin duda XSP es el rol protagonista de la acción dramática ya que es el agente que quiere que cambie la situación. Tiene el favor de la empatía del público, y los valores que le mueven son elevados y positivos, como los de cualquier héroe clásico. Sin embargo, se halla ante la disyuntiva de tener que escoger entre varias opciones, teniendo todas ellas graves consecuencias. Si acepta el anillo del monarca villano se traicionará a sí mismo; si no lo acepta, además de soportar la presión y el chantaje del despechado y sus asociados, ocasiona involuntariamente el refuerzo de un entorno hostil común a todos, las Erinias, que se personifican en el gobierno de Foro. Es aquí cuando se reconoce en la conducta del personaje principal el denominado “empecinamiento del héroe”, que es uno de los elementos fundamentales en el desarrollo de toda tragedia. Ninguna opción es buena para los intereses del protagonista, que sin embargo, reconociéndose a sí mismo y a su circunstancia (anagnórisis), toma conciencia de su situación, y tras asumir sus posibles errores en los procedimientos, para no verlos se arranca los ojos como Edipo y acepta finalmente su destino, consecuente con su idiosincrasia y con su propia realidad. Tal y como sucede con otros célebres ciegos de la literatura dramática, como el Rey Lear o Max Estrella, provoca en el público los dos efectos deseados: terror y piedad.

Aún es más complejo, porque la sociedad destinataria de este espectáculo está gravemente enferma. Un gobierno de derechas parece que no es una salida admisible y un gobierno de la falsa izquierda enmascarada desde luego tampoco lo es. La hipotética opción del apoyo de IU a XSP reforzado por el PSOE es inaceptable para los villanos, que cegados por su soberbia ven desplazada su ansia de protagonismo. Los coros, identificados con medios de comunicación, cantan alabanzas o lanzan dardos a unos y a otros según ordenen los corifeos, y quieren provocar así el cambio de la conducta del héroe buscando en ello el beneficio y defensa de sus intereses espurios. El reconocimiento de los personajes entre sí provoca una catarsis, una explosión de pasiones que afecta también al público, a la sociedad, y que se traduce en reuniones infructuosas donde, por mucho que disfruten de difusión pública en el presente de la acción, las posturas se muestran irreconciliables. Sin embargo, en esta triste pero necesaria catarsis, los actores sociales quedan perfectamente retratados y caracterizados, componiendo un reparto digno de encomio: los de arriba, los de abajo, los de la derecha, los de la falsa izquierda, los traidores, las máscaras, los comediantes sin gracia, los super-egos, los esbirros, los virtuosos, matones, soldados… Incluso los fantasmas del pasado que se aparecen como el del padre de Hamlet, o los bardos y bufones como contrapunto cómico al héroe, o el colectivo de brujos y brujas que domina el territorio de los espíritus y rige los destinos… La tormenta del día de la investidura confiere a la fábula una atmósfera llena de presagios y connotaciones bíblicas…

Pero lo que lo aclara todo es que no se trata de una tragedia. Se trata de la cruda realidad. En otras palabras, la praxis no constituye una mímesis del mythos. Por lo tanto, no se necesitan todos estos elementos para construirla. Aunque bien es verdad que en este relato de lo actual se detectan elementos como el pathos o enfermedad, que se puede identificar, a nivel de dramaturgia, con las distintas acepciones que se atribuyen a palabras como “cambio” o “izquierda”, y que conducen ineludiblemente al equívoco y a la falta de comprensión de la acción por parte del público, pero que aún así mantienen la intriga. Y convendría considerar otro elemento más, fundamental en la acción dramática, que es el tiempo. Al revés que ocurre en las escenificaciones teatrales, aquí no hay urgencia, o es relativa, ya que no estamos hablando de urgencia social, que sí la hay; hablamos de la urgencia de que se entienda la lectura del hecho trágico. Aún queda mucho para que este mensaje llegue con claridad y para que el verdadero desenlace se produzca. Pero entretanto ojalá se vaya consiguiendo que el teatro, la tragedia, sea verdaderamente un espejo de la sociedad y sirva para lo que debiera servir, que es para analizar y solventar sus problemas, para que la ciudadanía espectante tenga su propio proceso de anagnórisis o autorreconocimiento; y por la misma razón, que el hybris o empecinamiento del héroe se identifique en este contexto de lo real con el Pharmakos, el recurso para curar a la sociedad de su pathos o enfermedad, y que nos ayuda a identificar cuál es la fuente del mal.

TEATRU ASTURIANU PROFESIONAL, DESAVERAMIENTU Y DELITU

Deja un comentario

Yá foi quién a meter esti artículu nel mio blogue, que yera lo suyo. Wordpress dióme problemes. 
 
 
El Día Mundial del Teatru instituyólu la UNESCO p’afitar la sensibilidá hacia esta categoría de la creación y espresión cultural. Fácil que fuere pa lluchar escontra la censura y pa solliñar la necesidá de la llibertá d’espresión. D’aende que pueda dicise que’l teatru y les artes escéniques alcuéntrense en situación minorizada al respeutu d’otres artes, necesiten de proteición, y los gobiernos son a los que se-yos encamienta curiar d’ello y facelo espoxigar. Mijail Bajtin desplica que’l Teatru hai d’entendelu según el pensamientu de cada dómina. Un xuglar, nel añu 1200, por casu, ye un señor que vive n’antroxu permanente, que caltién una conducta que nun ye la normal na so sociedá, y que tien cierta llibertá pa ser l’espeyu grotescu del Poder. Una especie de llocu consciente. Un trastornu de la personalidá llexitimáu, consentíu. Shakespeare, o Calderón, daqué escribieron d’eso. Hebio dellos cures, por casu, que dixeron qu’esta profesión yera dalgo tarrecible; el Papa Gelasio I prohibere nel añu 494 la celebración pagana de les Lupercales y sustitúila pol 14 de febreru, fecha na que muerre martirizáu un cristianu de nome Valentín; nel llibru Constituciones Generales de Obispo de Mondoñedo Fray Antonio de Guevara (1541) escríbese lo que vien darréu: (…) nos contó que en la noche de Navidad echan un gran leño al fuego que dura hasta el Año nuevo, y dan después para quitar calenturas de aquél tizón, y como esto sea rito diabólico y gentilicio anatemizamos, y descomulgamos y maldeciremos (…) Xovellanos mesmu trata a los comediantes como dalgo dispreciatible; cita na so Memoria pa la policía d’espeutáculos… la llei 34, tit. VI, part.I y VII; y constata que ya había en el S. XIII representaciones de objetos religiosos y profanos, y que se hacían por sacerdotes y por legos, que no sólo se hacían por meros apasionados sino también por gentes de PROFESIÓN, a quien declara infames otra ley coetánea. Escribe tamién: Castilla estaba llena de trovadores y juglares y juglaresas, de danzantes, representantes y menestriles, de mimos y saltimbanquis, y otros bichos de semejante ralea. Los xuglares, cómicos, y demás xente de malvivir, la xente que vive n’antroxu permanente, ye xente desaverao, que caltién comportamientos que nun son los que’l Poder nin la sociedá de la dómina camienta como normales, siendo, d’otramiente, un perfeutu complementu del poder. Pero les artes escéniques tamién son en sigo mesmes una fuente de poder. Esi poder afítalu l’espaciu escénicu, les carauterístiques d’una peculiar comunicación emisor-receutor, la capacidá crítico, la presunta cultura, l’espeyu grotescu, el discursu, la forma del discursu… Ye lo que’l Poder, el de verdá, nun pue tolerar, y esa ye la razón histórica pa facer que la sociedá refugue, marxine y desavere a esti coleutivu. En sociedaes medievales, como l’asturiana d’anguaño, esi conceutu caltiénse nel inconsciente coleutivu. Ye una especie d’arquetipu; d’aende que nin el Poder, nin la sociedá, considere les artes escéniques una profesión más, como cualesquiera, nin siquier un trabayu; d’aende que los y les intérpretes seyamos una especie de secta con comportamientos indeseyables; d’aende que se critiquen y censuren opiniones d’actores y actrices en foros públicos, ya inclusive obres de teatru; d’aende que se-yos tire pan a los monologuistes en dalgunes bodes; d’aende qu’haiga topicazos como’l que se diga que vivimos d’ayudes, talo que pordioseros, y non del nuesu trabayu, como cualesquier trabayador. El poder cultural asturianu tien un conceutu medieval de la nuesa profesión; arreniega de la so obligación de curiala y facela espoxigar; desavérala mediante desatención; condérgala a la desapaición pola mor de l’asfixa económico, arrequéxala na residualidá, privándola d’actividá. Ye más; suple la función social de la profesión con sucedáneos: actores que nun son actores, actrices que nun son actrices, persones que tienen otru trabayu, otro principios, otres metes na vida y que, polo tanto, son menos peligrosos pal sistema, son collaboradores necesarios del pensamientu medieval-reaccionariu, y amás, faen coses paecíes, casi como los profesionales, y salen muncho más baratos. Curiosamente n’otres fasteres del estáu esto nun pasa, o nun pasa tanto. N’otros llaos, que per otru llau tampoco tán, nel tiempu, muncho más alantre de la dómina medieval, considérase la profesión d’intérprete, el teatru, les artes escéniques como un seutor que xenera emplegu, riqueza y que tien una fin social; anque nun tolo que debieren, defenden la profesión, intégrenla, institucionalícenla. Equí non. Equí la profesión ta agora compuesta por unes doscientes cincuenta persones, o trescientes, que viven (o vivíen) d’ello direutamente, más tola actividá indireuta que xenera(ba). Un 4% de PIB en condiciones afayaíces. Y, magar que’l Poder y la sociedá nun se dea por enterada, dientro del grupu social de les artes escéniques hai, aparte de profesionales, tamién una élite; hai munchos titulaos y titulaes universitaries, investigadores o intelectuales que nun viven n’antroxu permanente. La desviación, el desaveramientu al que tá condergada l’actividá escénico n’Asturies, la tremenda agresión que sufre por parte del poder medieval inconsciente ya incultu algamó ya’l desaniciu de la profesión dafechu. Nun ye la crisis, nun son los bancos, ye l’escaezu, la falta d’atención, la incultura, l’anhedonia, la falta d’empatía cola profesión de la xente afitada nel poder que nun dexa más pasu al desaveramientu que camudase en delitu, en desaveramientu radical. Como tá pasando n’otres estayes llaborales de la vida cotidiano. Nin más nin menos. Muncha xente de fuera y de dientro de la profesión diz que falta unidá dientro d’ella. Yo nun lo creo. La cacariada unidá pue ser un arma de doble filu pa que la profesión quede desaverada una vegada más, cosa que-yos vendría bien a dalgunos elementos estraños a la profesión pa reforzar la so posición nel panorama teatral llariegu. Podríemos escolinganos profesionalmente de la cúpula del Niemeyer, o de la torre de la Llaboral; o podríemos garrar una escavadora, como’l chipriota, y valtiar les puertes de los centros de Caxastur; podríemos prender fueu a la conseyería cultura; pero nun me paez que’l delitu, al que mos empobinen, vaiga solucionar nada. El sistema, el poder, que ye mui llistu, tien previsto salides pa eso. Les llendes ente’l desaveramientu y el delitu son, por casu, manicomios y cárceles. Y la rabia ye muncha. Anque ye pa pensalo; ye lo único que nos queda, a lo que tán empobinándomos… Los preseos que podríen tener daqué de capacidá pa camudar esta llaceria son los partíos políticos, al traviés de los sos programes. El PSOE camienta que la cultura ye sinónimu de chiringuitu, y dalgún conceyal socialistu díznos que lo que facemos, el nuesu oficiu, podíemos facelo gratis. El PP ta enfotáu n’afitar la cultura del ésitu, amosada nun llibru que sacó va tiempu la FAES; Izquierda Xunida tien d’afiliáu a la persona, un prexubiláu, manipulador obsesivu, que quier amosar al mundu que’l teatru aficionáu ye más profesional que’l profesional, y que pa combatir la llaceria del profesionalismu nel teatru asturianu, monta una cadarma de poder impresionante: dos asociaciones de grupos de teatru aficionáu, un sala residente pal so grupu nel ayuntamientu onde foi conceyal de cultura (únicu casu de residencia no profesional en tol estáu), una escuela p’aficionaos (qu’entra en competencia cola educación reglada) con un presupuestu vergoñosu, sobre too pal Ayuntamientu de Llangréu… Vaya, un peligru de paisanu. De Foro nun se sabe nada; y d’UPyD meyor nun sabelo. La desconexón de los partíos cola sociedá, y col mundu de les artes escéniques en particular, ye total; y la contratrasferencia, muncha. Desaveramientu radical. Provocáau pola xente afitada nel poder, parapetada tres d’una pantalla, col mur nuna mano y na otra una calculadora, qu’empobinen los nuesos destinos al desaniciu; que s’axunta dacuando nuna mesa a falar de les nueses vides ensin considerase parte implicada nel fechu escénicu; que cobra por ello bien d’ello; que nun son quien a iguar midíes pa institucionalizar o afitar l’actividá escénica profesional. Ellos y elles son culpables de facenos perder, nun solo’l trabayu, sinón la vida. Porque nun vivimos nel medievu, nin n’antroxu permanente, nin de les ayudes, nin del aire. Porque los años pasen, y nun camuda nada, y los minutos de la vida valen ca vegada más. Y la sociedá tien drechu a disfrutar del nuesu llabor, y ellos la obligación de curialo y d’institucionalizalo. Y si non, pa iguar esti desaguisáu ancestral, esta inxusticia, lo primero, tendremos de quitalos de delantre. Esa xente desaverao, la xente que constitúi’l Poder cultural medieval asturianu, ta delinquiendo, ta perxudicando a la profesión y a la sociedá va munchos años. Conscientemente, pueque. Y el delitu tien de castigase de dalguna forma.

Ñeve

Deja un comentario

Ye raro que la ñeve algame Xixón. Cuando viví en Pumarín, nun octavu pisu, vía’l Picu’l Sol, el Monte Deva y hasta l’Aramu. Quiero alcordame de que ñevaba tolos años, quiciabes más qu’agora, y que delles vegaes podía vese tola cordal blanco. L’otru día, n’otru espaciu, un espaciu d’esos que paez que tan irremisiblemente venceyaos a ún, como ye la Llaboral, víase la cordal blanco. Bono, esblanquiñada.

Fui alló porque tamos ensayando una obruca, y dexáronmos un espaciu pa poder trabayar, polo menos a meyor temperatura qu’en Pinzales, onde tenemos el nuesu llocal, qu’amás enterámosnos esti día qu’esbarrumbó un cachu’l teyáu y entró agua a manplén.

Falaba con Arantxa’l día enantes –como siempres, paez qu’agora nun hai otra conversación– de lo mal que tan los ánimos na profesión. Yo nunca lo viera peor. Nun me quiero estender, yá lo faigo n’otros foros, colo mal que ta too. Resúmolo en qu’el teatru ye dalgo que se crea, y como hai que crealo, supón un actu de rebeldía dafechu y un choque frontal escontra tola realidá. Toa. Y agora eso nótase muncho más.

Colé esi día pa casa perablayáu. Costóme, llevamos dieciséis años de profesionales, pero yá algamé la llende de pensar que nun paga la pena l’esfuerzu de tantos años. Nun hai dengún estímolu nin por parte de los compañeros-es, nin de l’alministración, nin de naide, pa que podamos cumplir la función social que tenemos encamentada. Y llegamos a la fin del ensayu. Y al día siguiente tamién, quiciabes colos ánimos un poco anovaos. Ñevare.

La obrina ye un infantil, afitáu nun cuentu d’Antón García. El pelegrín Valiente. Estrenaráse nel FETEN, el domingu 24. Nun tamos enfotaos nin siquier en que se venda daqué –lo qu nun quier dicir que nun vaigamos intentalo polo menos. L’estrenu nel FETEN ye cosa complicada, porque siempres ta l’aquelli de que si sal bien, pos bien, y nun se vende nada; y si sal mal, pa encima, crucifíquente. Sicasí, estrenar agora en FETEN ye la única illusión, l’unicu aliciente pa siguir trabayando daqué. El cuentu ye ilusionante. El camín de les estrelles. Daste cuenta de que sí, qu’esi ye l’únicu camín que tenemos, lo meyor que podemos facer, pelegrinar, siguir pelegrinando pa llegar a dengún llau, ser consecuente colos tos pruyimientos, nesti camín malsanu d’envidies, vanidaes, zancadiyes y disprecios.

Allégrame muncho tener bonos compañeros y compañeres de viaxe; los y les que lleven pelegrinando con nós tou esti tiempu, y agora especialmente, Inma –por supuestu–; Arantxa, que siempres tuvo ehí, perbona profesional, y meyor persona y compañera; y Dani, que ye la primer vez que trabaya con nós y aporta illusión, seriedá y mocedá.

Namái qu’espero qu’el camín de les estrelles nos seya afayaízu. Ye abegoso, necesítase muncha voluntá, tenemos de ser de fierro. Pero, dacuandu, ñeva; y presta.

Imagen

Capital social del teatru asturianu. Namái qu’una vuelta a los nomes de los grupos asociaos.

Deja un comentario

SOLÁ i GUSSINYER (*) propón pal analís de la sociabilidá y del asociacionismu, ente otres, esta categoría d’analís. Tratase de deducir namái qu’a partir del analís del nome d l’asociación, la so naturaleza, oxetivos, ideoloxía, ámbetu… Paicióme cenciello ya interesante. Allá va. Esbillaránse les asociaciones sindicales, empresariales y tamién habrá una referencia pa compañíes y grupos aficionaos. Entá falten dalgunes, pero paécenme les más rellevantes.

La U.A.A. (Unión de Actores de Asturias) ye una organización gremial y de calter sindical, calter esti que nun se deduz del nome; si que se deduz les intenciones de xunir al gremiu. El nome ta inspiráu nel que teníen otres asociaciones asemeyaes del estáu, por exemplu la Unión de Actores (Madrid). L’ambetu d’actuación sí ye evidente. Y el nome queda un poco desfasáu en cuantes a les tendencies del llinguaxe al respeutive del xéneru; “Actores” equí atropa a actores y actrices. Otres asociaciones asemeyaes del estáu sí que camudaron el nome, mientres la U.A.A. quedó tal y como taba. Magar que’l nome ye correutu en castellán, yá que permítese’l masculín xenéricu, paezme que yá nun ta mui al tenor de los tiempos a esi respeutu.

A.C.P.T.A. (Asociación de Compañías Profesionales de Teatro y Danza de Asturias) ye una siegla, y tampocu se deduz nada a partir del nome a nun ser el fechu de que ye mui paicío a otres de la mesma y/o estremada naturaleza, y llama a la confusión. Va acopangada de la desplicación de la siegla, que sí que tien un nome mui precisu y que define bien la so naturaleza (profesional) y l’ámbetu territorial. Dicir qu’al cabu los tiempos fueron apareciendo nueves compañíes hermanes de les de teatru, esto ye de danza, y entamó a usase el términu más xenéricu de Teatru y Artes Escéniques. A.C.P.T.A. quixo amuesar la so sensibilidá haza esti socedíu, y nun camudó la siegla, pero faise nomar Asociación de Compañías Profesionales de Teatro y Danza de Asturias. Insisto nel fechu de qu’hai asociaciones nel estáu que, como nel casu de la U.A.A., tienen nome asemeyáu; y claramente nun hai denguna referencia a la cultura asturiana, ta rexistrada en castellán.

La denominación FOROESCENA resúltanos daqué ambigua; destaca más el gremiu al que pertenez que la natauraleza de l’asociación, que ye’l mesmu que nel casu d’A.C.P.T.A. Parez querer tresmitir un espíritu aperturista; tampoco dexa claro la naturaleza de la’Asociación, y nun hai denguna referencia al so ámbetu, Asturies; nin tampoco n’asturianu.

Nel casu de les plataformes, como exemplos d’asociacionismu espontáneu, l’actividá que xeneren ye más puntual, y curtia nel tiempu; el nome de la plataforma Cultura para el Arango ye abondo esplícitu y concretu. Nel casu de “Yo apoyo al teatro profesional asturiano” el nome ye mui xenéricu, quiciabes deliberadamente –lo mesmo que la plataforma Yo apoyo al Centro Niemeyer, quiciabes fonte d’inspiración; ye raro que dalguién nun apoye al teatru profesional, colo cual puede llegar a muncha xente con más o menos implicación; queda claro tamién l’ámbetu asturianu, pero nin la naturaleza, nin la ideoloxía, nin los intereses concretos de la plataforma, que son más que los qu’indica el nome.

El casu de FETEAS ye diferente: según la web de l’asociación (www.feteas.org), consultada en 14/8/12) el nome FETEAS vien a querer dicir Federación de Grupos de Teatru Amateur del Principaú d’Asturies, pero la siegla nun tien ná que ver cola desplicación posterior amestada. (Quiciabes, habría que consultar el rexistru d’asociaciones, n’orixe quixera dicir FEderación de TEatru ASturianu, pero la denominación nun s’axustaría nin a lo que ye l’asociación nin a la realidá). La desplicación si esclaria la natura, el calter aficionáu y l’ambetu territorial.

  • Idioma

Tolos nomes tan rexistraos o furrulen en castellán, y los sos estatutos, de tenelos, lo mesmo. Namái que la U.A.A. furruló un tiempu col nome tornáu (Unión d’Actores d’Asturies), y la Plataforma Cultura para el Arango furrulaba tamién como Cultura pal Arango

Esti mesmu analís idomáticu vamos llevalu al nome de les compañíes y grupos (**): del censu ellaboráu por Boni Ortiz (2012: 183, 185-187), tres de les 39 profesionales tienen la denominación n’asturianu (El Ñeru Los Coríos, A Baxu Costu Teatru y Producciones Nun Tris); y 8 de 46 aficionaes (nel casu de Xana, La páxara pinta, El refaxu, La Fumarea, Traslluz, y Les filanderes, el nome vien ente comines, y cola denominación Grupo de Teatro en castellán; otros yá tienen el nome direutamente n’asturianu, como N’alpargates y orbayando, o Telón de Fondu, magar qu’esti últimu nel censu de Boni Ortiz venga na so aceición castellana.

Quiciabes seya lo normall, yá que l’asturianu nun ye oficial y ye una llingua minorizada y persiguida; pero los resultaos d’esti pequeñu analís, o observación, amuesen mui poco compromisu del seutor pa cola realidá lligüística y cultural llariega y coles demandes sociales.

(*) SOLA I GUSSINYER, PERE (2003) “Asociacionismo en la España periférica, Tipología y rasgos dominantes”. en E. Maza Zorrilla (coord) Asociacionismo en la España contemporánea. Vertientes y análisis multidisciplinar. Valladolid: 2003

(**) Datos recoyíos en ORTIZ CABELLO, BONI (2012). Anuario de Teatro de Asturias. Ed. Más teatro. Xixón: Apel. Px 183 y ss.

Unidá

Deja un comentario

La manifa d’ayeri en Xixón foi ablucante. Tengo dío a unes cuantes y nunca viera cosa semeyante. Hasta los medios de comunicacion del réxime falen de miles de manifestantes. Hai abondos comentarios que pueden atopase pel internet al rodiu d’esto, Y nun ye un panexíricu de la manifa lo que quiero facer.

Image

Hai un movimientu, un fechu, que me resulta alarmante, que dase fuera de les cais, y que mui poca xente sabe realmente les causes. Porqué razón agora s’amuesa la dixebra de criterios ente los sindicatos. Depués de que Villa saliera nes semeyes de mediu mundu. Depués de tola demostración de fuerza –escenificada perfechamente– de los sindicatos mineros que combinaron encierrros, guerrilla y marcha a Madrid. Depués de que los y les asturianes, sobre too los que nun tenemos esi poder de convocatoria nin d’organización, sintiéramosnos identificaos col movimientu mineru –frases como “la llucha de la mina ye la llucha d’Asturies” o “como pierdan los mineros perdemos toos”. Casualmente nesti intre de frañamientu social absolutu, provocáu pola indignación ante l’abusu y la impunidá.

Nun debe ser la primer vegada que pasa esto. Tendría de buscalo pa facer una referencia xustificada, pero tengo media idega que’l SOMA yá pautare col réxime delles vegaes, tamien ye verdá que n’otros contestos sociales, pero sí; por exemplu cola dictadura de Primo de Rivera (una pequeña hestoria del SOMA puede atopase en http://www.lne.es/asturias/2010/11/09/revolucion-reconversion/991762.html).

Poro, les asociaciones sindicales, que son preseos al serviciu de les persones qu’en teoría voluntariamente s’axunten pa defender los sos intereses, pueden entendese tamién como preseos susceptibles de tar al serviciu del sistema, o del poder, en mayor o menor midía, yá que tan institucionalizaes como tales asociaciones; esto ye control social y manipulación.

Image

A lo que quiero llegar ye a qu’espero que la hestoria nun seya la mesma; que me prestaría que’l SOMA, dempués de llevar la protesta sindical y ciudadana en comuña coles otres organizaciones sindicales al másimu (y tamién al másimu d’escenificación) nun xugase’l papel de preséu del poder encargáu de la dixebra y esboroñe d’esti movimientu. A esti temor contribúi’l fechu de qu’esti sindicatu anunciase un cambéu d’estratexa na reivindicación; contribúi que’l presidente Javier Fernández nun dixere nin esta boca ye mía, nin tan siquier pa llamar l’atención a la so collacia Esperanza Aguirre pola so falta de respetu; y contribúi la llamativa falta d’unidá sindical. Y más alló, tamién contribúi al temor y a la sospecha mesmamente la indignidá del repartu de los fondos mineros, los intereses creaos al rodiu d’ellos y el vergonzosu papel que desendolcaron los responsables,

Espero que’l SOMA por una vegada entienda los intereses dende abaxo y non dende arriba, Y eso, la unidá, la coherencia, tendrán que ser ente otros los y les afiliaes a los sindicatos los que lo desixan. Y prestaríame que’l movimientu del pueblu asturianu, espeyáu en manifestaciones como la d’ayer, agora xuníu al rodiu de la indignación y la inxusticia, tea perriba de los intereses d’una élite sindical; qu’exerza llibremente’l so drechu a desixir lo que considere preciso, y que vea dafechamente satisfeches les sos demandes a partir d’una pernecesaria unidá.

Y nun me fio nin gota. Caltendrémonos sollertes…

La Descarga

Deja un comentario

Estuvimos allá, tuve la suerte de poder dir esti añu, por primer vez a la fiesta de la Descarga en Cangas del Narcea. Fiesta de tradición relixosa, magar que nun lo paeza, que posiblemente tea inxerta endientro’l ciclu de fiestes solares braniegues, y que dempués cristianizaríase. Los festexos, como ye sabío, tienen lugar al rodiu de la Virxen del Carmen. Saquen d’escursión la imaxe de la Virxen y van con ella en procesión dende la basílica barroca –que vista dende arriba como la vimos nós, ta llantada nun altu, güei tapecíu polos edificios que nun dexen albidrar la orografía del tarrén, una especie de cerru inaccesible a la vera d’una arrionda del ríu, que suxere’l llugar ónde taba asitiáu’l centru espiritual de los cangueses precristianos, o el so centru de poder– hasta la iglesia tamién barroca del Barriu del Carmen que ta al otru llau del ríu. Dende arriba vese bien peronde va la procesión porque van tirándose voladores según va avanzando peles cais hasta la ponte.

Equí ye onde podemos decatanos del amieste ente les tradiciones relixosa y minera pero otru llau, que llegaría a facer de la fiesta lo que ye anguañu. Ye un momentu emocionante cuando s’algama la ponte, ye’l momentu que tan esperando miles de persones, respírase muncha tensión; momentu yá preparáu por unos restallones previos, y que da pasu a lo que más me llama l’atención d’esta fiesta: cuando la fe cristiana, tolo que se mueve en torno a la Virxen, que se supón sinifica la necesidá humana de conxurar los mieos que-y son consustanciales (y que tampoco me paez qu’anguañu seya lo más importante, ye pamidea más una cuestión de tradición) se camuda en fervor paganu a la pólvora y al ruíu. Una fiesta relixosa paganizada dafechu.

Image

Cualisquiera que conoza a dalguna persona de Cangas del Narcea podría dicir ensin dubia, que lleva pólvora grabada na secuencia del ADN. Y nun ye estraño. Unes cincuenta peñes trabayen durante tol añu col enfotu de la fiesta. Páguenla de los sos bolsos. prepárense, vívese la fiesta durante tol añu. Y ello produz que la Descarga algame esi nivel catárticu. Esti añu fueron seis minutos y mediu nos que españaron sesenta mil voladores tiraos a comuña, en perfeuta sincronía ente la xente de les peñes y les máquines llantaes nel Prau del Molín. sesenta mil. La enerxía que se llibera ye bestial, tanto no emocional, como resultáu del trabayu desendolcáu y pol deseyu de que too salga bien, como no físico, poles ondes sonores y les de los propios españíos, por miles, concentraos en tan pocu espaciu de tiempu. El valle trema, les cases tremen, les persones tremen, trema’l mundu, y eso ye catártico.

Image

Guapa metáfora. Y más viniendo d’una comarca minera. Señal de que nestos tiempos cafiantes que cuerren con enfotu y trabayando a comuña puede algamase que too españe.

Pasélo bien, la verdá… Volveré.

Older Entries