Inicio

Corto-circuitu de teatru

Deja un comentario

La cabera y llamentable novedá que tuvo llugar endientro’l pequeñu universu del teatru asturianu protagonizóla la conceyala cultura del Aytu. de L.lena, d’IU pa más señes, qu’arrenuncia a que’l so conceyu figure ente los que se beneficien de la ufierta del Circuitu Asturianu de Teatru Profesional, un plan que punxo en marcha la Conseyería Cultura del Principáu pa los ayuntamientos asturianos, y que permite llevar teatru profesional costeando namás qu’un 50% del preciu de les actuaciones, al poner la conseyería la otra metá. La inesplicable, inesperada ya incoherente decisión foi retrucada enforma pola Asociación Foroescena, qu’agrupa a la mayoría de compañíes profesionales del sector (de la minoritaria ACPTA nun se supo nada), y polos partidos de la oposición l.lenense. El representante del PSOE llegó inclusive a presentar una moción pa que l’ayuntamientu volviera a formar parte del circuitu, col resultáu que s’amosa nel artículu qu’equí s’apurre:

L’actitú de la conceyala d’IU y la de los sos compañeros y compañeres de partíu abulta impresentable, ye un desbarre, amosa un desconocimientu total de lo que supón la función social de la cultura, ye un despreciu al llabor de les compañíes profesionales, una falta de consideración cola so población y los sos drechos como ciudadanos, y dexa entrever escuros intereses, por casu, suplir la opción profesional pola amateur, más barata incluso. Volveré sobre ello.
No obstante, quixera apurrir una opinión particular sobre l’actitú del PSOE nesti asuntu, que tamién me choca abondo. Preocúpame la rentabilidá política que dalgunos que nunca dieron un duru por nosotros pretenden sacar a costa de nueso. Pa que la so propuesta en L.lena resultare creyible, habría que pedi-y al partíu que nos ámbitos autonómicu y llocal fuera coherente colo qu’agora con tanto enfotu defende. Sobrescobiu, onde gobierna’l PSOE, formó parte del circuitu y agora nun tá. Ye verdá que tien un espaciu pequeñu, pero…  Llaviana,  onde gobierna’l PSOE, nunca tuvo nel circuitu,  pero podía, tien un espaciu afayadizu. Ayer, onde gobierna’l PSOE, va años dexó’l circuitu apostando pol teatru aficionáu, que yera más baratu. Pravia, onde gobierna’l PSOE, tamién abandonó’l circuitu. A Veiga d’Eo, onde gobierna’l psoe, lo mesmo. Amás, el circuitu nun lu inventó’l PSOE, nin muncho menos IU; púnxolo’l PP. Quiciabes el conceyal socialista de L.lena podría recordá-ylo a los suyos,  anque nun creo que lo faga, debasa les sos competencies. Quiciabes debiera la profesión tirar d’hemeroteca y nun sólo d’hemeroteca, y recordá-ylo a toos ellos, y recordá-y al PSOE, coles mesmes, que nun se fizo nada en trenta años dende l’ambitu autonómicu pol teatru profesional asturianu más que retayar constantemente la cuantía de les ayudes. Hasta tal puntu que tamos agora igual qu’en 1995, y nesi añu yá yéremos lo cabero del estáu. Cierto qu’hai agora ciertu enfotu por parte de la conseyería en promocionar el circuitu, y que les rellaciones al menos d’una gran parte de la profesión cola alministración autonómica son bones. La mio opinión particular ye que son parches, pa cambiar esto fai falta muncho más. Espero enquivocame.
Escaecíaseme añadir a la esbilla d’enantes los conceyos de Parres y Piloña,  que dambos son del PSOE y tuvieron nel circuitu nel so momentu. Hai otru ayuntamientu del PSOE, que ye Llanes, que nun merecería tar nel circuitu, por que nun tien instalaciones afayadices, casu contrariu al de L.lena, por ciertu, que tien un fermosu teatru restauráu con fondos públicos. Y otros dos, que son Carreño y Corvera que, magar que tean nel circuitu, apuesten claramente pol teatru aficionáu, aldu que se barrunta que garre L.lena, y que Llangréu yá garró va tiempu, por munchos motivos mui llargos d’esplicar. Otros conceyos interesantes podríen ser Cuideiru y Ribesella,  que nunca tuvieron y podríen; ún del PP y otru de Foro. De Foro tamién Noreña. Y Xixón, d’onde habría muncho que falar. Y escaécenseme dellos más, de xuru. Pero, en suma, el casu ye que nun importamos nada a naide.
Lo d’IU yá entama a ser preocupante. De nada valió la reunión que caltuvo una diputada autonómica del partíu cola conceyala de L.lena a esti respeutu. Tampoco paez que deprendieren nada de cuando se presentó nel parlamentu español una propuesta nel congresu pa equiparar el teatru aficionáu al profesional, que d’aprobase, supondría la desapaición del teatru profesional a nivel estatal. L’erru foi reconocíu pol mesmu Gaspar Llamazares. Y n’Uviéu paez ser que tampoco se dan por enteraos, yá que paez qu’apuesten claramente pol teatru aficionáu (según dixo’l conceyal Rivi nel so día), o por recuperar tradiciones musicales qu’agora tan lloñe de ser populares, produciendo zarzueles de nueva creación, dando exemplu de bon facer al mesmu INAEM del Ministeriu Cultura. Quiciabes l’uvieín seya’l modelu cultural al que se refieren l’alcaldesa y la conceyala de L.lena cuando falen de que quieren facer una “programación teatral de calidá”.
Nun digo que esfuercios como’l que ficieron los partíos de la oposición y l’Asociación Foroescena pa intentar esbrexar dalgo de camín en L.lena sean infructuosos, tolo contrario. Pero pamidea qu’entá queda muncho que facer p’algamar la normalidá del teatru profesional n’Asturies, llevamos perdíos munchos años, y nun solo somos nosotros y nosotres los que se tienen d’esforzar. Tamién ye verdá que parte de la culpa de too esto tenémosla les mesmes compañíes, onde siempres hubo una minoría influyente que s’apuntó al “Virxencina, que me quede como toi”. Y asina nos va. Pero esi ye tema pa otru post.

Europa Creativa… ¡Y una mierda!

1 comentario

europa

El pasáu 14 de febreru la Conseyería de Cultura entamó nun paraninfu de la llaboral una mesa reonda pa informar, ente otres coses, de los planes de financiación europeos pa les estayes de Cultura y Ciudadanía.

Alejandro Calvo, el Viceconseyeru, adelantáranos dalgo d’esto va un tiempu, a la salida d’una reunión que fuimos pa falar de lo del circuitu. Díxonos que yera complicáu esti asuntu européu, pero que diben a informanos, y paez ser que’l conceyu ésti tenía esi oxetivu.

Foi Calvo’l que fizo la presentación y darréu entamó a falar la Representante d’Asturies en Bruxelles, Remedios Bordiú Cienfuegos-Jovellanos, que fizo una somera presentación pa dar pasu al Responsable del Punto Europeo de Ciudadanía, Augusto Paramio, que foi’l que más datos apurrió pa los nuesos enfotos.

Enterámosnos de lo que sospechábemos. Los proyeutos tienen que ser a tres bandes, esto ye implicar tres nacionalidaes, y Europa nun financia más de un 50 o 60%, nun m’alcuerdo bien. Y yá mos punximos a tirar de calculadora. Un proyeutu normalín vien a salir por unos 180.000 € (hay ayudes hasta de dos millones). Y claro, hai qu’asegura-yos a los europeos que se cunta cola financiación necesaria. Entós, vamos poner que 180.000 ente trés son 60.000; que Europa podría financiar el 60%, que son 36.000 €, colo que cada organización debería asegurar 24.000 € pa que’l proyeutu fuere viable. Paramio foi claru; cuanto más aporten al proyeutu les instituciones locales y autonómiques, más aporten n’Europa, lóxico. Tamién dixo que d’Asturies había mui pocos proyeutos…

La calculadora fala, canta y berra. Moisés lo desplica tamién claramente. Nuna comunidá que dedica la miseria de 48.000 € a proyeutos pa cuarenta compañíes profesionales; (el doble de lo que dedicaba nel 1985, o así, pa siete); que pretende dar a los proyeutos d’ayuda a la producción 6000 € como tope cimeru, cuando’l proyeutu tenga la “másima escelencia”, quier dicir que pa les compañíes profesionales asturianes ye imposible acceder a proyeutos europeos.

Y Paramio dános la razón… Bochornu xeneralizáu color buxu sobro’l paraninfu, tan densu y tan pesáu qu’hai que partilu con un hachu.

Alejandro Calvo pretende xustificase y reconducir la situación, y salta con que por qué nun-yos facemos les propuestes a l’alministración; énte la risión xeneralizao, Moisés desplica’l so casu, nel que yá lo solicitare pa un proyeutu en comuña con Italia, y que nun pudo facer porque-y dieron una miseria, etc. Aparte de la poco oportuna intervención d’un conocíu programador asturianu na que dicía qu’aquél nun yera’l sitiu afayadizu pa la discusión, a la que se contestó adecuadamente, movida y discusión nel entemediu la reunión. Pero sobre tou la sensación de vergoña descomanada.

Ye la escenificación del total fracasu del proyeutu –si pue nomase asina– cultural del PSOE. Dempués de venticinco años de política de parches, de repartir miseries, de recortes, de falta d’atención, etc, alcontrámosnos con que nun sólo somos competitivos nel territoriu del estáu español, sinón col fechu de que nun podemos selo nel contestu européu, y pola so culpa. Del PSOE y de los otros partíos, na so midía tamién.

Añedir a esto que falando d’otra estaya, que ye la de les tornes d’espublizaciones, y que nun nos afeuta direutamente a los teatreros, sinon a les editoriales, decatámosnos de que gracies a la política de marxinación y represión de la llingua asturiana que se lleva a cabo dende les instituciones, les editoriales nun pueden acceder a fondos europeos empobinaos a la torna al nuesu idioma d’obres escrites en cualesquier llingua europea, porque la llingua asturiana nun ye oficial. asina nin los editores, nin los traductores, nin el públicu pue beneficiase de los planes europeos que, con bon criteriu, y talo que s’espresa nel llibru verde de les industries culturales, traten de potenciar la singularidá.

Delles vegaes dame vergoña ser asturianu. Qué se piensen que somos.

Volviendo al teatru, dafechamente, el teatru profesional asturianu ta dando les boquiaes. Tamos desapaecíos. Y pa más quieren aprovechase institucionalmente de les nueses propuestes, y pretenden convencenos de que tán faciendo dalgo, y de que tán faciéndolo bien…

Nun ye sólo culpa de la ineptitud de los alministradores. Nel propiu seutor hebio delles actitúes, en tou esti tiempu, énte los conflictos, que mos mancaron muncho; por casu, la de nun desixir les coses como ye debío, el mieu a ferir la mano que te da de comer, l’actitu conformista y conservadora, el “que me quede como toi”, o el bienpensantismo interesáu: dexa que protesten otros que yá me beneficio yo. (Exemplu: agora tamos pidiendo dende Foroescena la dimisión del equipu de la Conseyería; esto fízose visible, amás de na prensa, na gala de los Premios Oh!. Etelvino Vázquez limítase a dicir que “a ver si nos empiezan a hacer un poco de caso”)

Valió de paños calientes. Les coses pol so nome. Tamos yá desaniciaos, gracies a unos políticos que dan vergoña ayena, y creo que tamién gracies a les actitúes d’un seutor del profesionalismu teatral asturianu poco convenientes. Tenemos per delantre la xera de recuperar venticinco años de parón y abandonu. Nel mio casu, estafáronme ventipicu años de la mio vida que nun me va devolver naide. Y prefiero qu’agora que s’amosó que nun son necesarios y que nun valen pa nada, que marchen los de la Conseyería enantes de marchar yo del país –cosa que pienso tolos díes–, poques gracies.

Qué gustu…

Deja un comentario

Ta perbién esti artículu que publica Maribel Lugilde en La Nueva España
http://www.lne.es/gijon/2013/05/03/puro-teatro/1406248.html

http://issuu.com/csi-asturies/docs/contracorriente_26/15

Deja un comentario

http://issuu.com/csi-asturies/docs/contracorriente_26/15

Artículu espublizáu na revista A Contracorriente, nº 26, CSI Asturies, Marzu 2013; px 28-29

Prúyeme ser la quinta provincia.

Deja un comentario

Nun parez que les coses de la cultura, nin del teatru vaigan mui bien, nin n’Asturies nin n’otros llaos, pero cuando la xente fale tien que falar con conocimientu de causa. Desplícome. Nun mos fai falta mirar mui lloñe. Xunta de Galicia. cinco tipos d’ayudes a la producción d’espeutaculos: nova creacion, pequeñu, medianu, gran formatu y Novas tendencias. Concedieron ayudes a trenta espectáculos, la mayor de 56.000 € a un gran formato. Pero ye que tolo demás ye mui paecío. Pa facenos una idega, un grupu que presenta un mediano formatu lleva tantes perres como cuarenta compañies asturianes. 41988 €. Y nun acaba ehí la cosa. hai más ayudes, a distribución, interior y esterior, asociacionismu (non grupos amateur), creitos… Un musical que van poner en Madrid va llevase 142.000 €, y nun pue dicise qu’el restu, otres cincuenta producciones más o menos, nun lleve nada. Ye a) pa caer de culu; b) pa pensar en dexalo, o n’emigrar, porque asina nun podemos competir ni vamos poder facelo nunca; c) pa entrugase por qué tenemos la suerte de vivir onde vivimos, y d) pa empezar a señalar culpables de la estafa y la marxinación na que nos tienen somorguiaos a los trabayadores de la cultura y de les artes escéniques n’Asturies, y tamién a la xente del pueblu asturianu que nun puede disfrutar del nuesu trabayu nin del exerciciu de la nuesa función social, como cualisquera otru “españolito”. Creo que yá ye hora de dexase de paños calientes. Ye cenciellamente indignante. Vergoña ayena; o propia, nun sé.

Pequeñu resume de la hestoria de la enseñanza teatral oficial n’Asturies. (ITAE-ESAD-ESADyPD)

Deja un comentario

  • La evolución de los planes d’estudios. (resume)

Asistimos nel 86 al surdimentu de la escuela de teatru del  I.T.A.E., (creáu nel 85 a partir de les demandes de los coleutivos teatrales d’aquella, n’especial l’Asamblea de Teatru d’Asturies) que tenía un Plan d’Estudios nun regláu y con un personal docente que nun tuvo de pasar preba denguna p’algamar la so plaza de profesor. Un plan d’estudios que, sicasí, tuvo muncha aceptación y un nivel académicu reconocíu. Esti plan abandónas pa pasar a una planificación más completa, inspirada nel Plan qu’establez la L.O.G.S.E.; polo tanto, una enseñanza yá homologada, en cuántique a conteníos col restu del estáu.

Hubo cambeos na plantiya de profesoráu, que yá necesita opositar a la plaza; sicasí, dióse la paradoxa de que, de forma estremada a lo que pasó colos alumnos y alumnes del centru, a los profesores sí que-yos contó pa puntuación les hores impartíes nel ITAE cuando nun taben les enseñances homologaes.

Establécense les dos especialidaes obligatories, cola creación de la Escuela Superior nel 2002 (Interpretación testual y Direición d’escena), camudando mui poco en comparanza cola segunda época del ITAE.

Al enxertar, o meyor, espetar, nel 2010 los estudios de Danza, van suprimiéndose pali que pali los estudios de la especialidá de Direición d’Escena, pesie a l’actitú belixerante que nesi sen caltuvo y caltién la direición del centru, que siempres s’amuesó contraria a esa decisión del encargáu d’Enseñances Artístiques de la Conseyería Cultura, Roberto Menéndez del Campo. –vieyu conocíu– que xustifica esta decisión con motivos de rentabilidá económico, pola mor  del pequeñu ratiu d’alumnos de Direición (que por embargu taba endientro lo normal nos espacios educativos del estáu y européu).

Paez superáu’l pilancu inicial en cuántique a la imposibilidá d’impartir a la vez les enseñances de Danza y d’Arte dramáticu — por ser de rangu estremáu, ya impartise nun mesmu llocal– y pa postre,  a la escontra de polo que naguaben les Escueles d’Arte del Principáu, que sedría venceyase a la Universidá a tolos efeutos (cosa independiente al fechu de que s’espidan titulaciones de grau, y demanda compartía con otres escueles del estáu), anguañu ta falándose nel Ministeriu la posibilidá  de suprimir el Bachilleratu Artísticu.

 

  • L’efeutu social. La recepción.

L’apertura del ITAE respuende, como yá s’apuntó, a una vieya demanda de los coleutivos teatrales. Aquel arranque, tras la creación de les CCAA, y concretamente n’Asturies, col Gobiernu de Pedro de Silva, que mgar que fuera del PSOE tenía dellos tintes rexonalistes, pue que respondiera a un intentu d’institucionalización de les Artes Escéniques, mediante un preséu que –anque tola so reglamentación y funciones tuvieren escritos nuna páxina del BOPA namás– contribuyera al afitamientu y desendolque de les mesmes. Esti fechu tamién pue interpretase dende’l puntu vista del Poder, esto ye, créase l’ITAE pa tener controláu’l seutor. Sicasí darréu les sos funciones diben vese menguaes a la formación, escaeciendo’l restu d’aspeutos que reclamaben los coleutivos (espardimientu, sofitos a la produción, presencia notres comunidaes, un circuitu, centru  documentación, compañía estable…) La población teatrera taba dividía, y había do amneres de pensar: los que veíen na xente que saldría de los cursos del ITAe una fuerte competencia a nivel profesional, y los que pensaben qu’el ITAE tenía de cumplir otres munches funciones que nun cumpliría, como veremos.

El cambéu al programa LOGSE implica lo primero un averamientu, na segunda etapa del ITAE, y dempués, cola ceación definitiva de la ESAD nel 2002, una homologación de la escuela col restu d’escueles d’Arte Dramáticu del estáu; nun hai agora denguna particularidá nin fechu diferencial qu’estreme la escuela asturiana d’otres, sobre too de les creaes nes nomaes comunidaes del Art 143. (les que nun son comunidaes históriques).

Dende la perspeutiva d’un hipotéticu desendolque de la profesión d’intérprete n’Asturies y d’algamar qu’el Teatru Asturianu como talo tuviere una evolución específica, llántase un gran pilancu nel qu’intervienen dellos factores:

  • Al crease la Escuela superior nel 2002, el Gobiernu asturianu intenta zarrar páxina al respeutive de les setenta y dos persones titulaes del ITAE ensin homologación, lo qu’apurre una tayada xeneracional que nun dexa acceder a los-les titulaes a las places de profesor na escuela de la mesma comunidá au enantes realizaren los sos estudios. Asína, accede profesoráu d’otres comunidaes del estáu, lo qu’implica una docencia en cierta manera aculturizadora; nun hai endientro los temarios de la Escuela cuási que denguna referencia a la llingua asturiana, nin a autores dramáticos asturianos, nin a la Hestoria del Teatru n’Asturies o al estudiu de los sos xéneros teatrales. Inclusive en dalguna ocasión tiénse aconseyao al alumnáu por parte de dalgunos profesores emigrar d’Asturies direutamente.
  • El contautu cola realidá de les compañíes profesionales ye práuticamente nulu, y pesie a que hebio intentos pa que preseos básicos de la profesión, como’l circuitu profesional, entamare a movese dende la ESAD, bien ceo estes competencies volveríen a otru departamentu de la Conseyería de Cultura: Difusión Cultural.
  • Nun esiste Centru de Documentación; namái qu’un archivu ensin condiciones pa consulta nun almacén de la ESAD.
  • La Biblioteca, anque abierta al públicu, ye la actual de la ESAD.

    Los conflictos derivaos, sobre too los encierros y fuelgues del 99;  los xuicios,  y la falta d’enfotu y de credibilidá de la institución. 

Por too ello, sigue ensin haber una percepción de la Escuela como un preséu al serviciu del desendolque de la profesión asturiana, y, entá menos, como dalgo valible que contribuya al esporpolle del Teatru Asturianu como tal (toi refiriéndome al Teatru Asturianu ensin aculturizar, el que tenga que ver con Asturies, la so hestoria, cultura, asuntos, llingua…). Esiste un alloñamientu grande de la propia institución respeutu del mundu profesional asturianu en xeneral; son dos estayes dixebraes. Asina la ESAD camúdase en daqué dafechamente ayeno al teatru profesional asturianu, cuya únicu aporte ye la de dalgún actor o actriz pa dalgún espeutáculu profesional (sobre too, los fechos en castellán), o la creación de nueves compañíes profesionales por parte d’intérpretes o direutores que finen los sos estudios, como única salida profesional que preste.

Polo tanto, dende una perspeutiva del Teatru Asturianu como un fenómenu cultural xenuín y nun aculturizador, tamién pue camentase qu’el Poder asturianu –a nun ser nuna primer dómina na que “lo asturiano” si cuntaba– nunca-yos concedió a les Artes Escéniques, nin a la formación nes sos disciplines, la importancia que tienen como oficiu o opción profesional, como industria necesaria pa la sociedá asturiana; y que, xunida a otros factores, y por aición u omisión, siempres acabó dándo-y la espalda al so desendolque; lo primero, si falamos de formación, mediante una homologación de los estudios col restu d’escueles del estáu que torga ya escaez el fechu diferencial; dende otru contestu más xeneral del oficiu,  que nun atiende pa les demandes del seutor; o a nivel social, que fai tolo posible por esaniciar la profesión y too aquello que pueda tener que ver cola cultura asturiana, según un conceutu de la cultura entendida como dalgo folclórico, o esclavu de la captación turístico, y contrapuesto a les pallabres de Juan Antonio Hormigón2presidente de l’Asociación de Directores d’España, refiriéndose a la profesión del director de escena: Hay un criterio dominante en nuestro país consecuencia de mitologías omnipresentes en el tejido social, que considera a las profesiones teatrales como fruto de un talento natural, de una exótica aptitud de hombres y mujeres, de un “toque” imperceptible de la providencia, y no del estudio, del trabajo, el entrenamiento y la preparación en las materias y territorios que le son imprescindibles para su maduración y desarrollo.

1RICO, JOSE. (2001). Julia Martín, directora del Instituto del teatro y de las Artes escénicas. Revista La Ratonera, nº 2. Ed: Oris teatro. Xixón: Apel

  • 2HORMIGÓN, J. A. (2008). Trabajo dramatúrgico y puesta en escena, Madrid: Publicaciones de la ADE. Pg. 76. Estes pallabres díxoles nn’apaición pública con motivu de la oficialización de los estudios d’Arte dramático, concretamente al Sr. Pérez Rubalcaba.

ESPECTÁCULO Y ENTRETENIMIENTO

Deja un comentario

Hace poco leíamos en prensa una barbaridad más de las muchas a las que nos tienen acostumbrados últimamente algunos mal llamados políticos, referida a la subida del IVA para el sector del espectáculo. Un alto funcionario de Hacienda sugería distinguir el “espectáculo” del “entretenimiento” para justificar esta medida. Lógicamente, la sandez fue contestada contundentemente por el maltratado sector.

Los gobiernos tienen la obligación de garantizar el derecho del acceso a la cultura de los y las ciudadanas, y vigilar de su correcta difusión. Luego viene la forma en que los gobiernos desarrollan política cultural. En Asturies, el gobierno de Areces –y anteriores– desarrollan un modelo cultural basado en el atractivo turístico. Para ello, crean espacios de relumbrón como la Laboral o el Niemeyer, para albergar propuestas artísticas, de gran repercusión, o muy elitistas, pero casi siempre importadas. Institucionalmente, se unió, Turismo y Cultura en una viceconsejería, y se pone en marcha la entidad de gestión RECREA, con un equipo que venía de la Sociedad Regional de Turismo. Más allá de discutir si fue un ejemplo de cosmopaletismo acomplejado, o de revisar la polémica que generó todo ello en cuanto a la inmoralidad de las inversiones, lo cierto es que el gobierno de Areces, y anteriores, nunca entendieron las estructuras empresariales y laborales que conforman la cultura asturiana como un sector productivo en si mismo, relegándolas a algo folclórico y anecdótico. Se crea otro sector cultural burbuja, el del entretenimiento importado, al servicio del turismo. Era su modelo. Un modelo para el pueblo pero sin el pueblo que pasa por encima de todo lo que supusiera creación asturiana, artística e industrialmente. Industria del entretenimiento, al servicio del turismo o de la élite; y no del espectáculo o la cultura como sector productivo al servicio de la población. No muy lejos de la declaraciones del funcionario de Hacienda.

En el pasado Debate sobre el Estado de la región (mejor sería hablar de Autonomía o Comunidad), Javier Fernández, con la intención de reducir instituciones y gastos, si bien ahora Cultura está en la misma Consejería que Educación, plantea fusionar RECREA y la Sociedad Regional de Turismo. Esto supone repetir el mismo esquema de la cultura al servicio del turismo que tanto daño hizo al sector de la cultura asturiano y de las artes escénicas en particular. Para qué cambiar nada.

La crisis no puede ser justificación para todo. La crisis afecta a todas las comunidades del estado español. Las Artes Escénicas están mucho mejor tratadas en cualquier comunidad del estado, con crisis igualmente, que en la nuestra; sobran ejemplos. Consta que hay conciencia del problema e interés, por parte de la administración, en mejorar la situación, pero existe el temor de que, como siempre, las buenas intenciones se queden en parches y ocurrencias, sin ir a solucionar la verdadera fuente del problema.

El problema creo que parte de un concepto; cultura (y por tanto Artes escénicas) como industria del espectáculo propia, generadora de PIB y de empleos directos e indirectos, o cultura como entretenimiento importado al servicio del turismo.

A partir de ahí, hay muchas medidas que se podrían tomar; yo plantearía –y esto es discutible o matizable– que RECREA se convirtiera en una Agencia de Industrias Culturales al modo de las que hay en otras comunidades, con capacidad de diseñar, con carácter de urgencia, además de un nuevo y digno plan de ayudas, la reforma del circuito profesional, otros circuitos específicos (como el de enseñanza o llingua asturiana), un centro de producción semipúblico (que podría situarse en la Laboral) y un centro de documentación. Incluso las relaciones de la Cultura con otras áreas; por ejemplo, Turismo.

El sector profesional de las Artes Escénicas en Asturies lleva desde que existe, unos venticinco años, siendo víctima de la aquiescencia de los poderes públicos y de la falta de planificación; por ello la actividad de cuarenta empresas, y los puestos de trabajo que genera, directos e indirectos, son algo que está a punto de desaparecer, literalmente. Se merece como mínimo estar a la misma altura que en otras comunidades en cuanto a oportunidades de desarrollo y apoyos; y además, merece un respeto.

La obra social – (Llibredebanks)

Deja un comentario

Si a les artes escéniques asturianes les consideraren como lo que son, industria cultural, cosa que nun pasó en venticinco años; si a los irresponsables políticos-yos entraren les ganes de trabayar un poco nesa estaya, y non hipotecar el nuesu futuru, esto ye, si recibiéremos un tratu profesional tal y como’l nuesu gremiu y profesión merez, y se decataren de que tenemos fines y oxetivos qu’algamar nesta sociedá, por casu, convertila en dalgo meyor y más xusto mediante l’espardimientu de la Cultura; si non camentaren qu’una compañía de teatru ye dalgo pa que se xunten les ames de casa, y un coru dalgo pa que xunten los paisanos en saliendo del trabayu; si tou esto tuviera pasao, digo, si nos trataren con un poco dinidá, cosa que nunca pasó, nun taríemos güei llamentando la perda de la Obra Cultural de Caxastur. O polo menos non tanto.

Les entidaes de Xestión, tipo la S.G.A.E., A.I.S.G.E., o les Obres sociales y culturales de les caxes d’aforros, furrulen con un tantu por cientu de los beneficios de la sociedá; el casu que meyor conozo, ye’l d’A.I.S.G.E. (Actores, Intérpretes, Sociedá de Xestión d’España, que recauda los drechos d’imaxe del audiovisual). Esta sociedá obligatoriamente tien de destinar un 15 % de los beneficios de la sociedá a un fondo social, y otru 15 % a un fondu promocional; y pienso que la SGAE y les Obres Sociales y Culturales de les caxes d’aforros ye lo mesmo, o paicío, por llei. La Obra Social y Cultural de Caxastur, entendiendo que les caxes d’aforros son banca pública, y que los clientes teníen representación dientro la cadarma del bancu, y polo tanto capacidá de control sobre l’actividá que se xeneraba, caltenía la so actividá gracies a esi tanto por ciento del total de dividendos.

Ciclos de cine, beques, esposiciones, conciertos… Falando yá d’artes escéniques asturianes, Caxastur dispón de dellos espacios pa la representación teatral; nÚviéu, Xixón, Mieres y Llangréu. A grandes rasgos –ensin consultar programaciones, y tirando de memoria– camiento que xeneraba cierta actividá profesional, esto con matices: nuna primer época, hubo atención al teatru contemporáneu, una programación un tanto elitista, pero esitosa; pero eso tenía más bien poca influencia na industria asturiana, al menos directamente. Tamién había ciclos de teatru infantil, y ehí sí qu’había más participación llariega. Nuna etapa posterior, col caberu direutor, mui amante del monólogu asturianu, hubo un cambéu nes prioridaes artístiques; más atención al teatru aficionáu, negociación de cachets a la baxa… magar que se siguíen calteniendo los ciclos infantiles y actuaciones de profesionales –amestaes con aficionaos, lo cual dexa ver a les clares cuál yera’l conceutu que teníen dende la direición de la OSYC sobre’l teatru y artes escéniques profesionales.

Nel ermu cultural asturianu, la OSYC yera una pegoyu fundamental pal caltenimientu de l’actividá llaboral de les compañíes y de los-les trabayadores. Nun xeneraba gran cosa, pero como dicía a lo primero, nun hai muncho más, por disgracia pa nós; y debiere. Y de xuru que dende la direición de la OSYC nin yeren conscientes del papel vital que xugaben na industria de les artes escéniques asturianes.

Lléganos l’anuncia del peslle de la Obra Cultural. Dícenmos que ye por que nes negociaciones éstes d’economía virtual que nun entienden namái qu’una élite pero que nos afeuten a toes, la Merkel diz qu’hai que pesllar l’actividá de les Obres sociales y culturales pa emplegalos en la recapitalización de los bancos. (http://www.elcomercio.es/20120807/mas-actualidad/cultura/cajastur-cerrara-todos-centros-201208071339.html). Probitinos míos. danme una pena… nun-yos algama colo que nos roben davezu en comisiones que tienen que pesllar la OSYC pa que puedan cobrar los directivos… Nun sé si la obra social de La Caixa, por casu, va pesllase tamién, pero paez que me choca.

Quiciabes seya esta la razón, magar que yo sospecho, ensin tener nin puta idega, que los bancos, como liberbank, nun  tan obligaos a tener obres sociales, nun son banca pública; y esta ye una disculpa perbona que val pa que Caxastur dexe de ser lo que presuntamente ye –cada vez menos, una banca pública asturiana. Digo que ye una sospecha, pero da igual. Tamos falando, a la fin, del esboroñe de la industria cultural asturiana, de puestos de trabayu, de trabayu que nun va volver a xenerase, y de perres nuestres que van dir a pagar los pufos de la élite económica, y los sos sueldos astronómicos, y los sos xueguinos de monopoly, y que van seguir afondando nel frañimientu social y na dictadura del poder económicu; y nós, a veles venir.

Yá lo dixi va tiempu, que yá nun queden resclavos d’actividá cultural, y por ende escénica profesional n’Asturies. pos agora reafírmome no dicho, y digo tamién que ye entá peor. El resultáu del trabayu, de la voluntá y del esfuerzu de les compañíes y trabayadores tá dafechamente baltiáu. De les cuarenta y pico empreses de teatru puede dicise que nun furrula denguna abondo como pa caltener nin un puestu de trabayu, nun hai actividá denguna que preste. Y agora, entá menos. Y la culpa ye de quién nun miró pa ello y tenía d’habelo fecho. Nun lo escaezcamos.

L’unicu venceyamientu que caltenía Caxastur colos sos clientes asturianos yera la OSYC. Y yá nun esiste. Sacái les perres de los bancos, y sobre too de Caxastur, yá nun ye la Caxa d’Asturies, agora ye lo mesmo que cualaquier otra banda de lladrones. Vivamos llibres-de-banks.

 

Notes pa una Hestoria del Teatru Profesional n’Asturies

Deja un comentario

Pola mor de la forma de sociabilidá organizada nomada asociacionismu, los seres humanos s’axunten pa defender o algamar intereses comunes (en cuántique a trabayu, posición social, ociu…) col envís últimu de camudar l’efeutu de dominación del poder establecíu, y de dir a la gueta d’un cambéu social, entendieno esto dende’l ámbetu d’actuación de cada asociación.  D’otramiente, el Poder sírvese d’esti tipu de furrulamientu pa tener controláu’l movimientu social que pueda xorrecer pola mor de la so institucionalización. Poro, l’estudiu del asociacionismu (nun toi falando d’asociaciones culturales, sinón d’asociaciones d’individuos) puede aportanos datos pa una mayor conocencia de lo que somos y lo que sinificamos, de cual ye’l nuesu sitiu y función na sociedá.

Al teatru profesional asturianu tan cayéndo-y palos nestos caberos tiempos qu’amenacien con esfarraplar un seutor profesional indispensable na nuesa comunidá. Prúyeme entós asitialu nel contestu social y políticu d’anguañu, y polo tanto propóngome facer un pequeñu analís, definiendo la cadarma d’un posible estudiu — onde tendría d’haber al menos muncha más bayura de datos y más rigor espositivu.

Pa perfacer esti pequeñu analís del presente del teatru profesional asturianu, voi centrame nes asociaciones d’individuos, nos sos porgüeyos y desendolques, que van a la gueta principalmente de cambeos de tipu políticu y social no tocante a los grupos de teatru y compañíes dende los entamos de los años 90 hacia acó. La evolución de los conceutos y de los propios enfotos apurrirános datos abondos pa ser quién a pescudar cual foi l’orixe, el desendolcu, y el presente del Teatru profesional asturianu, y camiento que p’albidrar delles coses al respeutive del so futuru inmediatu.

Partiremos del tiempu inmediatamente anterior al fenómenu de la profesionalización del teatru, un “cambéu social” dientru del gremiu que tuvo delles consecuencies, como por exemplu, la institucionalización del teatru profesional. Manuel Palomino Arjona, llicenciáu en clásiques y críticu ocasional de teatru, perfai un proyeutu d’investigación que lleva por títulu Para una historia del teatro independiente en Asturias, trabayu que prestaría asgaya ver espublizáu por ser un material de consulta y archivu de primer orde. Nesti trabayu fai un percorríu pel llabor de los grupos de teatru esistentes enantes d’esta profesionalización, pela hestoria del teatru universitariu, los entamos de lo que más llueu sedría l’Institutu del Teatru y de les Artes Escéniques d’Asturies, y delles actividaes d’una pionera asociación de compañíes que se nomaba Asamblea Permanente del Teatro en Asturias (1976-1984)

Palomino cita como feches de creación del Teatru Universitariu n’Uviéu la década de los sesenta, magar qu’enantes yá se recueye actividá, en 1947. Ensin dubia yá fue nos sesenta cuando l’activida d’esti grupu entama esporpollar, tanto a nivel de produciones como de marcu teóricu o social, (espeyáu en revistes como Primer Acto, num 51, 1954; num 60, 1965 o num 119, 1970). Hai dellos alcuentros, festivales, ya eso; atópense comentarios que llamen l’atención, como “el teatru no profesional ye un fin en si mesmu”; o tamién la esbilla de diez puntos pa revitalizar el Teatru Universitariu n’España, cola fin d’algamar meyores na calidá y difusión de los montaxes de teatru fechos na Universidá endientro’l conxuntu del teatru que se facía nel estáu.

Pue agüeyase una identificación clara del teatru universitariu col teatru no profesional. D’aquella, el teatru no profesional tenía un calter alternativu, anovador y divulgador de cultura; ye un xacimientu d’emplegu p’artistes, direutores, escenógrafos; hai búsqueda de nueves formes nos testos, impórtense modelos de fuera…

Esti mesmu espíritu del Teatru Universitariu ta heredáu n’Asturies por grupos como “La máscara” (1957-72), “Gesto” (1961-3-64), Esquilo (1964-65), Candilejas (1967-88), Caterva (1968-76); Soto Torres, Tramoya, T.E.G., y dellos otros.

Endientro d’estos grupos hai delles tendencies; dellos y delles de les intérpretes ficieron dempués otru tipu de propuestes artístiques, como Eladio Sánchez y Pili Ibaseta, que dempués d’una andadura independiente retomaríen la Compañía Asturiana de Comedies; otres colaron pa Madrid, y otres yá amuesaben interés por furrular dende Asturies de modu profesional. Quiciabes el casu más claru nesi sen seya’l de Caterva, que más tarde xunciríase con La Carreta y Trasgos pa crear Margen en 1977.

Nesi mesmu añu (yá tamos na dómina de la Transición) l’Asamblea Permanente del Teatro d’Asturies (asociación formada d’aquella, ente otros, por grupos como Telón de Fondu, Margen, Tramoya o Candilejas, solicita ente otres coses l’abolición de la censura, l’autonomía teatral p’Asturies, l’apertura de teatros y espacios escénicos, un presupuestu específicu y lo que sedría la base de la educación teatral (aules, presupuestos, ya eso). Esto nun ye nin más nin menos que los entamos d’un circuitu autonómicu y d’una escuela d’arte dramáticu, peticiones nes que s’insistirá más alantre cuando se solicita la creación d’un Conseyu de Cultura Asturiana, onde figuraría un Centru Rexonal de Teatru coles funciones que vienen darréu: Oficina d’Animación Teatral (encargáu d’un circuitu d’actuaciones), atención a los grupos llocales (qu’evitara la emigración), la creación d’una Escuela de Deprendizaxe ya Investigación y la creación d’una compañía estable rexonal (lo que güei conocemos por Centru Dramáticu).

Nun s’algamó gran cosa, pero sí la igua d’un pequeñu circuitu (I Campaña d’estensión teatral nel mediu rural, en 1979), dellos alcuentros y colloquios (ente ellos ún dedicáu al teatru n’asturianu). Más alantre, yá nel 1985, redáctase un proyeutu de política teatral, un documentu institucional nel que se recueye l’interés en poner a furrular l’Institutu del Teatru y de les Artes Escéniques, un plan de difusión –qu’inclúi teatru n’asturianu–, una llínia d’ayudes y beques, y la creación d’una Xunta Asesora.

Palomino cita al grupu La Carreta (creáu en 1973) como un grupu comprometíu col algame de la profesionalidá; nesi mesu sen trabayaríen otros, como Caterva y más llueu Margen; lo cierto ye que tres qu’entamare furrular l’ITAE en 1986, los primeros grupos con calter profesional fueron La Gotera, y Margen (como comunidá de bienes). Etelvino Vázquez, nun articulín del cartafueyu editáu pol ITAE Teatro/teatro fala mui en contra de la profesionalización y declárase abiertamente a favor del formatu asociación cultural, magar qu’al poco tiempu fundare Teatro del Norte, compañía dafechamente profesional.

Esti cambéu de paicer, o contradicción, ye lo que puede illustrar el cambéu social que nesos díes vive’l teatru asturianu. Camuda dafechamente’l sinificáu de lo profesional y de lo aficionao. Hasta esi momentu, el teatru profesional ta venceyáu al teatru comercial, d’empresariu tradicional de llocal, tipu Fernández-Arango y similares. Les compañíes que s’autodenominen no-profesionales, son en realidá compañíes independientes, con un ideariu contestatariu pa col réxime y les sos consecuencies socio-polítiques, pa cola censura, favoratible la llibertá d’espresión, que cree nel teatru como fechu espardidor de cultura, ya inclusive de la cultura propia de cada pueblu incluyíu l’asturianu. Estes compañíes, por lóxica, evolucionen a un modelu de pequeña empresa, que va a la gueta de convertise nel preséu qu’emplega l’alministración a partir d’agora pa facer llegar la cultura a tola población –esto ye, la institucionalización, cosa que nunca s’algama dafechu, en realidá– y que más o menos va meyorando la dinidá del productu, del trabayu, y de los y les trabayadores del incipiente seutor. Tienen polo tanto, un calter dafechamente estremáu del de les compañíes de teatru comercial de la época, cosa ésta que nun se compriende mui bien por parte de naide; enquívocu que llega hasta güei.

Fasta agora nun falamos del teatru tradicional, que ye otra estaya de produción que se caltuvo al marxe de la profesionalidá fasta va pocu, y que se desendoca polo tanto nun ámbetu aficionao, magar del so ésitu de públicu.

Nel añu 1992 fúndase un sindicatu gremial, la Union d’Actores d’Asturies. Naz nesti tránsitu de lo aficionao a lo profesional, y fórmenlu actores y actrices qu’en principiu trabayen por cuenta ayena; una consecuencia lóxica del formatu compañia profesional, y tamién de que na Escuela d’Arte Dramáticu del ITAE entamaren a xurdir promociones d’actores y actrices presuntamente titulaes. N’otres comunidaes del estáu, sobretoo nes mal nomaes históriques, pue qu’hubiere –d’aquella y agora– más oportunidaes de trabayar pa los intérpretes por exemplu allá onde se crearen televisiones autonómiques o industria de doblaxe, o centros dramáticos autonómicos. Nun ye’l casu d’Asturies; delles actores y actrices tan, en principiu, venceyaes a grupos amateurs y compañíes, magar que dacuando faigan trabayos como profesionales con otros grupos, o lo poco que pudiere haber n’audiovisual. Poro, la Unión d’Actores d’Asturies, ensin escaecer la defensa individual de los drechos de los y les trabayadores –con ésitu en dellos casos como’l del rodaxe de la película “Carne de Gallina”, por exemplu–, algama ciertu nivel de conocimientu y contautu cola profesión a nivel estatal, a partir  del so ingresu na Federación d’Actores del Estáu Español, y tamién fai declaraciones y peticiones a la alministración a la meyora de les condiciones xenerales del seutor (circuitu profesional, centru dramáticu…) onde les compañíes profesionales yeren les úniques que, de manera meyor o peor, xeneren emplegu regular davezu. Como testos de consulta ta’l boletín Xestu, los discursos de les Gales del teatru, l’Informe sobre la situación del teatru n’Asturies y delles collaboraciones en prensa.

Al empar fórmase ACPTA, Asociación de Compañíes Profesionales de Teatru y Artes Escéniques d’Asturies. Formen parte d’esta asociación compañíes profesionales; espublicen al principiu dellos documentos como 20 preguntas al Consejero de Cultura y un Informe de la problemática teatral asturiana; xunto a la UAA  son los dos interlocutores válidos dende la profesión haza l’alministracion, defendiendo propuestes mui similares, o complementraries si se quier ver asina, caúna dende’l so puntu de vista.

Ente les dos asociaciones hebio un principiu de negociación pa la robla d’un Conveniu llaboral de Teatru n’Asturies, que pudo ser el primeru de tol estáu nuna comunidá de les carauterístiques de la nuesa, con un seutor namái que sofitáu nel trabayu que pudireren xenerar les compañíes. Esti conveniu, pola mor de los cambeos nes direiciones de les asociaciones, nunca llegó a roblase, poques gracies.

No que respeuta al teatru profesional. delles compañíes, que tienen los sos entamos nos ateneos, o na universidá, van algamando poco a poco esi calter profesional, avaláu dende esi momentu pola alministración, qu’institucionaliza de dalguna manera’l fechu teatral y valse d’él p’algamar los sos enfotos en cuántique a política cultural –primaria– se refier.

Pero hai otra xente que nun s’inxerta nesti movimientu.

Magar qu’esto que voi poner darréu correspuendería a un analís del comportamientu de les cadarmes de poder, o los efeutos de los supuestos planes de política cultural, creo comeniente solliñar que los planes de la Conseyería nun camuden gran cosa nun piñu d’años. Namai que cola única gobernanza qu’hebio por parte d’un partíu que nun fuere’l PSOE, esto ye, el PP de Sergio Marqués, ye cuando se trabaya dalgo nos planes de política cultural y se crea’l Circuitu profesional de Teatru, aparte del Plan Asturies Cultural que furrulaba enantes y qu’atropaba toa mena d’amueses artístiques, profesionales y non profesionales –más bien no profesionales. Tolo demás siempre fueron recortes a l’actividá, nun hai añu que pasare que nun amenorgara’l presupuestu d’ayudes o’l númberu de contrataciones; pero amuesar eso nun ye l’enfotu d’esti artículu, correspuendería a otru tipu d’analís. Por supuestu, nunca se creó un Centru Dramáticu, nin hebio doblaxe al asturianu… La TPA furrula hai poco tiempu, relativamente, y tampocu afeuta a los xacimientos d’emplegu p’actores y actrices, yá que nun hai produción audiovisual de ficción que preste. Nun hebio dengún intentu por parte de la clase política de facer un pernecesariu Plan Direutor o Estratéxicu del Teatru o de la Cultura n’Asturies. Y eso ta pagándose.

Volviendo al asociacionismu, hai documentos con fecha de 1990 asoleyaos por ACPTA, l’Asociación de Compañíes Profesionales de Teatru d’Asturies. Faen un informe de la situación de les compañíes profesionales n’Asturies en comparanza coles del restu del estáu y yá d’aquella denuncien l’abandonu y la falta d’atención a una industria xorreciente; compárenla tamién col restu de compañíes del estáu, y yá nos da una idega del nivel de compromisu institucional con esta industria: les demandes son les mesmes, o mui paicíes a les que s’amosaben dende l’Asamblea Permanente del Teatru, y son cuasi que les mesmes que’l profesionalismu caltien güei na nuesa comunidá.

Llama l’atención que yá d’aquella (1990) l’ACPTA quexábase del agraviu comparativu y la competencia deslleal que suponía pal teatru profesional el fechu de que nun s’estremare a efeutos de contratación, o d’amuesa pal públicu, el teatru profesional del amateur, obviando la naturaleza de los dos tipos d’entidaes: compañíes profesionales (sociedades llimitaes, autónomos o comunidaes de bienes) frente a les asociaciones culturales.

La Unión d’Actores d’Asturies y l’Asociación de Compañíes Profesionales de Teatru d’Asturies, magar que d’estremada naturaleza, vienen a ser les dos cares de la mesma moneda; les dos asociaciones intenten ser interlocutores válidos de la incipiente profesión ante l’alministración, que nunca-yos fizo casu dengún –recordemos que’l únicu avance que se fizo nel tarrén profesional foi la creación del circitu profesional, y eso fízolo l’equipu de Sergio Marqués, con Victoria Escudero de Conseyera Cultura.

Aparte d’esto. como yá apuntaba enantes, tan les asociaciones culturales, que s’amiesten la mayoría en FETEAS (Federación de Teatru Amateur d’Asturies). Nuna páxina d’otra asociación paralela, creada pol mesmu individuu que güei empobina l’asociación FETEAS, pero d’ámbetu estatal (Escenamateur) atopamos la hestoria de FETEAS: La Federación de Compañías de Teatro Amateur del Principado de Asturias (FETEAS) se crea en el año 2003 con el objetivo de promover el Teatro Amateur no solo en Asturias, si no también en el resto del estado. Con este objetivo se crea ESCENAMATEUR que es la encargada de crear y coordinar los intercambios entre las diferentes Federaciones de Teatro Amateur, asi como defender los derechos de los Amateur. (http://www.escenamateur.org/ficha_socio.php?idSocio=18)

L’asociación FETEAS aconceya, entós, a grupos amateur que faen teatru costumbrista y/o aficionao con delles tendencies estremaes; FETEAS camúdase nuna braera empresa de distribución d’espeutáculos aficionaos, que, por dellos motivos más o menos éticos, ente ellos la negociación d’una ayuda nominal del Principáu –qu’esti añu xube a 21000 €– aparte de les convocatories habituales; o pola mor de la presión de calter políticu, algama ser la mayor amenaza pal espoxigue del seutor profesional de les Artes Escéniques n’Asturies, consiguiendo esti añu 2011, como cita Boni Ortiz nel Anuariu 2011 (que ná paxina web de FETEAS viéndese como Anuarios Feteas), tener bastantes más funciones que les compañíes profesionales nel Principáu.

La creación de munches más compañíes profesionales –güei sumen yá más de cuarenta– xuníu a ciertes oxecciones por parte de dalgunes compañíes al respeutive  de los plantegamientos internos d’ACPTA, provoca la creación d’otra asociación de compañíes profesionales en 2010, que ye Foroescena. Agora, ente les dos asociaciones, ente les que cada vez hai mayor entendimientu, tan aconceyaes la gran mayoría de les compañíes profesionales d’Asturies.

Xurde, paralelamente, ante’l descalabru y l’esboroñe del mundu teatral profesional, víctima de la dafecha desatención institucional y del tremendu dañu causáu, consciente ya inconscientemente, pola competencia desleal de los “falsos amateurs”, una plataforma abierta nomada “Yo apoyo al teatru profesional asturiano”, una asociación non institucionalizada, con un calter mui vivu, de reivindicación y aición direuta al traviés de redes sociales, y qu’abre dellos frentes d’alderique y discutiniu col enfotu d’impedir la disapaición de l’actividá profesional nel teatru asturianu.

Como conclusion d’esti pequeñiu analís quixera dexar costancia de la evolución nel tiempu de los conceutos teatru aficionao y profesional, cola fin de desmontar dellos tópicos qu’hai al respeutu de la nuesa profesión, y tamién cola fin última de que los responsables de l’aicion teatral, de les programaciones, nun caigan nel enquívocu.

Un grupu de teatru aficionao actual pue tener que ver, pero de xuru que mui poco, col espíritu social y politicu –magar que dacuando faigan gala d’ello– de los grupos que s’autodenominaben no-profesionales nes décades 60-70. Los condicionantes sociales y políticos de los que se carecía n’aquelles dómines poco tienen que ver coles de güei, ye evidente.

El sitiu de la investigación y de les propuestes alternatives al teatru comercial, l’asitiamientu del teatru independiente, ocúpenlu güei les compañíes profesionales, que pali que pali van meyorando les condiciones de trabayu y la calidá de les produciones, y namái que pola so voluntá, ensin ayuda de naide. N’Asturies convóquense les ayudes más miserables, más vergoñoses, del estáu pa estos fines, y nun paez que vaiga haber voluntá politico de facer un plan direutor del seutor nel que s’abran nuevos xacimientos d’emplegu; que por ciertu, n’otres comunidaes yá furrulen fai décades.

El teatru aficionau organízase al traviés de la so asociación FETEAS, que tien un sistema paicío al d’una distribuidora d’espeutáculos, (ye más: son una distribuidora encubierta) y entra en competencia direuta coles compañíes profesionales, ya qu’en teoría cobren menos y cubren muncha más programación; ye llamativa nesti aspeutu, l’aquiescencia y complicidá de dellos programadores y téunicos de cultura con esti plantegamientu perversu, que prefieren apostar pol teatru aficionao que pol profesional, magar qu’esti seya l’unicu que xenera emplegu dignu, que paga impuestos davezu y que xenera emplegu indireutu. El teatru aficionao yá nun ye alternativa de pensamientu, nin tien nada de revolucionariu nin comprometíu en términos xenerales; esi sentimientu y finalidá pretendidamente progresista agora tiénenlu (tamién dicho en términos xenerales) les pequeñes compañíes profesionales. L’actividá teatral aficionada ye esclava, na mayoría de los casos, de les lleis de mercáu, un xuegu perversu y permitíu pol Poder, un xuegu onde enxamás se debiere entrar; y quier disfrutar de los beneficios de ser profesional y a la vez, de les ventayes de nun selo. Yá nun se pellea na mesma barricada.

Y per otru llau, yá pa finar esta breve esbilla de notes, tenemos d’analizar nel contestu d’esta perversa situación dellos de los intersticios que xorrecen ente los intereses estremaos de les asociaciones y qu’afeuten a los individuos: hai delles actores y actrices profesionales y titulaes que trabayen pa grupos aficionaos (lo cual ye en sigo mesmo una contradicción, ya qu’una asociación cultural ta pa que los sos miembros meyoren el so nivel cultural, o lo que seya, non pa contratar a otra xente pa que paezca que lu tienen). Asina algamen, dalgunes compañíes, nun toes, ufiertar espeutáculos “casi como los profesionales” (supuestamente), pero a muncho menor preciu (nun paguen impuestos, págase menos al repartu, el preciu de la función ye más baratu pal programador…)

Polo demás, les demandes de les asociaciones del seutor profesional son les mesmes, práuticamente, que les que planteagaba cuantayá l’Asamblea permanente del Teatru d’Asturies. Al pesie de la presunta institucionalización al menos parcial del teatru n’Asturies, ésti nun evoluciona res, y el cambéu qu’esto supón entá nun foi asumíu por parte de los individuos y asociaciones a los qu’afeuta, y muncho menos por parte de la clas gobernante. El teatru n’Asturies tien, polo menos, 35 años de retrasu y desatención por parte del Poder. Dalguién tien que ponese a ello, o sinon esta actividá cultural, profesional y económica, defendida güei pola voluntá y l’esfuerzu titánicu de más de cuarenta compañíes profesionales, ta condergada a disapaicer darréu, lo que sedría, y yá ye, una perda irremediable pa la sociedá asturiana.