Inicio

De Carcavada a La Carcavá, curva vien curva va

Deja un comentario

Voi entamar esta estaya de Los caleyos del Guirriu cuntándovos qu’ayeri quedóseme’l coche ensin batería. Llegó Húber, dióme chispa mui amablemente y como hai que rodar un poco pa que’l coche recargue, pues qué más quixi.

El día taba xeladamente fermosu. Salí de Villaviciosa col envís de dir hasta Nava; en pasando Amandi hai una cruciada enfrente del Chigre La Canaliega, au tengo xintao -bien- dalguna vegada. D’ehí sal una carreterina que s’allega a la capital naveta (la Vv-11), y que nun ye la otra ruta más frecuentada que va por Cabranes. Xúbese una cuesta abondo pindia, y crúciase’l pueblu de Carcavada dexando a la manzorga unes vistes estelantes de tol valle que xube pa Cabranes, con Sta. Mª de Llugás destacando allá empericuetada; un percuriosu sitiu bien telúricu ya interesante. A la mandrecha de xuru qu’hai dalguna forma de ver la otra fastera del valle maliayu ente aquella mata d’ocalitos, la que da pal valle de Valdediós -o Boides-, Valdebárcena, y mui posiblemente haya dalgún caleyu que dexe baxar a la ilesia de Ternín, que ta dientro de la zona d’influencia de Valdediós, como toles de la rodalada, y que tien tola traza de tener aniciu prerrománicu. Siguimos alantre, y llegamos al perprestosu pueblu de Poreñu, y más tarde al de Celada, cola so correspondiente ilesia d’aniciu románicu al llau d’un cementeriu qu’amuesa una curiosa inscripción.

La carretera ye estrencha, con curves, nun hai demasiada visibilidá, talo qu’en cualesquier carreteruca d’esta mena n’Asturies, y hai que dir con curiáu. En tou casu, nun hai muncha circulación, en tol viaxe cruciéme con dos vehículos. Ye imposible, per otru llau, y ensin perder l’atención al conducir, nun facer l’exerciciu de recular nel tiempu y maxinar cómo sedría la vida nestos llugares fai unos cientos d’años; los vieyos castros, les ilesies, los caleyos… Por suerte, nesta xera cuntamos col sofitu de les piedres, que nun debieron camudar munchu de sitiu y que siguen sinificando más o menos lo mesmo; amás, al tratase d’una ruta poco transitada nun hai muncha contaminación visual.

En pasando Celada, siguimos p’alantre y al llegar al altu, aportamos a una cruciada, au desagua la carreteruca pola que vinimos. El nuevu camín ye’l que xune Valdebárcena con tola parte de Pandenes, Verdera y Cesa, ya pertenecientes al conceyu de Nava. L’altu, enantes de legar a Pandenes,  regálanos unes vistes impresionantes de Picos, Peñamayor y tola cordalada de cumes qu’acompañen, que contrastaben na so silueta morada col cielu estenu que yá entamaba a pintase de rosa.

IMG_20151130_173253

Vista de Los Picos dende Verdera, Nava.

Siguen acompañándonos les estelantes vistes a cada curva, hasta que damos con otra cruciada en Verdera, d’au sal un camín que nos dexa baxar al conceyu vecín de Sariegu. A la fin de la pindia cuesta, entrestallada ente arboláu autóctonu y praderes onde taben paciendo non poques vaques de lleche, cosa que me llamó l’atención, como a un quilómetru ta San Román, au ta asitiada otra guapa ilesia con güelgues prerromániques y romániques.

IMG_20151130_174001

Ventanu románicu del ábside de San Román de Sariegu.

El conceyu de Sariegu bien merez una visita más detenida. La Cueva san Pedrín, que tien traza d’allugamientu paleorrománicu; topónimos como El Castru;  les ilesies d’aniciu prerrománicu de San Román y Santiago, la espectacular ilesia románica de Sta. María de Narzana o les construcciones palaciegues como el Palaciu del Moral conviden a facelo, con la seguridá d’atopar, amás, chigres prestosos y sidra bono; mesmamente, nel sitiu de La Carcavá -nun la mesma d’enantes, ésta correspuende a Sariegu- ta asitiaú un llagar de Sidra Trabanco, y Sidra Riestra tien el de so tamién nun barriu cerquina. A esi respeutive, pa la persona interesada hai delles webs d’accesu cenciellu au se detallen rutes y patrimoniu.

Yá en pasando La Carcavá la nueche iverniega va chándose enriba. A poca distancia la carretera que llega hasta Llieres desagua nun territoriu estrañu y gafu, que tien les sos propies lleis de tiempu y espaciu, y que convive malamente con tolo que l’arrodia, que ye l’autovía del cantábricu. Allá m’empobino y nella me somorguio, intentando afaceme a esos condicionantes; eso sí, coles bateríes bien cargaes; la mía y la del coche.

X.S.P. (Xéspir Sí Puede)

Deja un comentario

Hablando de teatro, Patrice Pavis considera que la fórmula mínima de la secuencia típicamente trágica sería algo así como que “El mithos es la mímesis de la praxis a través del pathos hasta la anagnórisis”. Así, para empezar, la cita pudiera parecer una pedantería por mi parte. En desagravio, vaya una traducción a lenguaje comprensible que aporta el mismo semiólogo, en la que sostiene que “la historia trágica imita las acciones humanas bajo el signo de los sufrimientos de los personajes (y de la piedad y el terror que provocan en el espectador) hasta el momento del reconocimiento de los personajes entre sí o de la toma de conciencia de la fuente del mal”.

Los acontecimientos que suscitan el planteamiento, nudo y desenlace de las elecciones municipales en Xixón obviamente no constituyen en sí mismos una historia de ficción ni imitan ninguna acción real. Sin embargo, no dejan de tener cierto regusto de tragedia clásica. Los efectos de cualquier acción dentro de ese acontecimiento no dejan indiferente a nadie. Provocan en todos los casos conflictos de carácter elevado, definidos casi siempre por el binomio divino/humano y por la explosión catártica de las pasiones.

En principio, todos los actores sociales de este hipotético y trágico pacto de gobierno sufren. En el caso de IU, porque la organización, víctima de su propio destino, se ve impelida a abrigarse bajo el paraguas del PSOE y a aceptar sus condiciones. En realidad se enfrenta a su propia desaparición. La posibilidad de adoptar una postura contranatura, como podría ser el apoyar a otra organización que no fuera la de siempre, supondría para IU un grave conflicto de identidad (escenificado en la disensión interna existente entre varios sectores) y un enfrentamiento con el poderoso. Sin embargo, a este actor social que parecía condenado a desempeñar un discreto segundo plano, la grandeza dentro del relato se la confiere la evidencia de que tenía en su mano gran parte de la solución al conflicto. Pudo haber adoptado un compromiso de cambio real, pero planteó un intento de vuelta a una situación mala pero conocida. De esta forma se refuerza en la imperfección, mostrándose a duras penas coherente con los valores por los que apostó tradicionalmente. La tragedia de ser el amigo del abusón de clase. En el público provoca piedad.

El rol del PSOE local es diferente. Es el héroe villista –o mejor dicho villano– movido, a grandes rasgos, por el resentimiento, la ambición, el orgullo y la soberbia. Para este actor social, el término “cambio” significa volver al orden preestablecido, o sea, de nuevo poder gozar del poder que detentaba, que se supone que es su objetivo. Un orden que, como orden humano y no divino, es imperfecto. Es una figura muy de Shakespeare; el malo malísimo, ataviado con máscara de esencia de la izquierda afable y simpática, y que funciona como símbolo de un sistema anacrónico, cruel, amoral, corrupto y podrido por naturaleza. Provoca terror.

Ricardo III es sin duda el personaje. Shakespeare construye una famosísima escena en la que el por entonces futuro monarca corteja a Lady Ana en el mismo entierro de su marido, al que previamente Ricardo había dado muerte. Sin embargo y contra todo pronóstico, ella acepta el anillo que él le ofrece. Comparten lecho y reino y al poco tiempo también Lady Ana será asesinada por Ricardo.

En el caso de Lady Ana se encontraría por un lado IU, que acepta el famoso anillo, quizás con menos objecciones que el personaje trágico, y que busca amparo en lo seguro, aunque relacionado directamente con lo corrupto e inmoral. Ello acabará, según indica la lógica del genial dramaturgo inglés, en muerte segura. Por otro lado está XSP, que no acepta el trato. Eso hace sufrir al PSOE, que hace lo posible y lo imposible por conseguir su objetivo, por las buenas o por las malas, urdiendo y desarrollando todo tipo de chantajes y estrategias.

El conflicto interno de XSP remite también a un dilema de connotaciones shakespereanas; el choque entre el deseo y la capacidad de acción. El “debo de hacer esto” frente al “a ver cómo me apaño para hacer esto”. Es el “ser o no ser” de la política municipal. Sin duda XSP es el rol protagonista de la acción dramática ya que es el agente que quiere que cambie la situación. Tiene el favor de la empatía del público, y los valores que le mueven son elevados y positivos, como los de cualquier héroe clásico. Sin embargo, se halla ante la disyuntiva de tener que escoger entre varias opciones, teniendo todas ellas graves consecuencias. Si acepta el anillo del monarca villano se traicionará a sí mismo; si no lo acepta, además de soportar la presión y el chantaje del despechado y sus asociados, ocasiona involuntariamente el refuerzo de un entorno hostil común a todos, las Erinias, que se personifican en el gobierno de Foro. Es aquí cuando se reconoce en la conducta del personaje principal el denominado “empecinamiento del héroe”, que es uno de los elementos fundamentales en el desarrollo de toda tragedia. Ninguna opción es buena para los intereses del protagonista, que sin embargo, reconociéndose a sí mismo y a su circunstancia (anagnórisis), toma conciencia de su situación, y tras asumir sus posibles errores en los procedimientos, para no verlos se arranca los ojos como Edipo y acepta finalmente su destino, consecuente con su idiosincrasia y con su propia realidad. Tal y como sucede con otros célebres ciegos de la literatura dramática, como el Rey Lear o Max Estrella, provoca en el público los dos efectos deseados: terror y piedad.

Aún es más complejo, porque la sociedad destinataria de este espectáculo está gravemente enferma. Un gobierno de derechas parece que no es una salida admisible y un gobierno de la falsa izquierda enmascarada desde luego tampoco lo es. La hipotética opción del apoyo de IU a XSP reforzado por el PSOE es inaceptable para los villanos, que cegados por su soberbia ven desplazada su ansia de protagonismo. Los coros, identificados con medios de comunicación, cantan alabanzas o lanzan dardos a unos y a otros según ordenen los corifeos, y quieren provocar así el cambio de la conducta del héroe buscando en ello el beneficio y defensa de sus intereses espurios. El reconocimiento de los personajes entre sí provoca una catarsis, una explosión de pasiones que afecta también al público, a la sociedad, y que se traduce en reuniones infructuosas donde, por mucho que disfruten de difusión pública en el presente de la acción, las posturas se muestran irreconciliables. Sin embargo, en esta triste pero necesaria catarsis, los actores sociales quedan perfectamente retratados y caracterizados, componiendo un reparto digno de encomio: los de arriba, los de abajo, los de la derecha, los de la falsa izquierda, los traidores, las máscaras, los comediantes sin gracia, los super-egos, los esbirros, los virtuosos, matones, soldados… Incluso los fantasmas del pasado que se aparecen como el del padre de Hamlet, o los bardos y bufones como contrapunto cómico al héroe, o el colectivo de brujos y brujas que domina el territorio de los espíritus y rige los destinos… La tormenta del día de la investidura confiere a la fábula una atmósfera llena de presagios y connotaciones bíblicas…

Pero lo que lo aclara todo es que no se trata de una tragedia. Se trata de la cruda realidad. En otras palabras, la praxis no constituye una mímesis del mythos. Por lo tanto, no se necesitan todos estos elementos para construirla. Aunque bien es verdad que en este relato de lo actual se detectan elementos como el pathos o enfermedad, que se puede identificar, a nivel de dramaturgia, con las distintas acepciones que se atribuyen a palabras como “cambio” o “izquierda”, y que conducen ineludiblemente al equívoco y a la falta de comprensión de la acción por parte del público, pero que aún así mantienen la intriga. Y convendría considerar otro elemento más, fundamental en la acción dramática, que es el tiempo. Al revés que ocurre en las escenificaciones teatrales, aquí no hay urgencia, o es relativa, ya que no estamos hablando de urgencia social, que sí la hay; hablamos de la urgencia de que se entienda la lectura del hecho trágico. Aún queda mucho para que este mensaje llegue con claridad y para que el verdadero desenlace se produzca. Pero entretanto ojalá se vaya consiguiendo que el teatro, la tragedia, sea verdaderamente un espejo de la sociedad y sirva para lo que debiera servir, que es para analizar y solventar sus problemas, para que la ciudadanía espectante tenga su propio proceso de anagnórisis o autorreconocimiento; y por la misma razón, que el hybris o empecinamiento del héroe se identifique en este contexto de lo real con el Pharmakos, el recurso para curar a la sociedad de su pathos o enfermedad, y que nos ayuda a identificar cuál es la fuente del mal.

Europa Creativa… ¡Y una mierda!

1 comentario

europa

El pasáu 14 de febreru la Conseyería de Cultura entamó nun paraninfu de la llaboral una mesa reonda pa informar, ente otres coses, de los planes de financiación europeos pa les estayes de Cultura y Ciudadanía.

Alejandro Calvo, el Viceconseyeru, adelantáranos dalgo d’esto va un tiempu, a la salida d’una reunión que fuimos pa falar de lo del circuitu. Díxonos que yera complicáu esti asuntu européu, pero que diben a informanos, y paez ser que’l conceyu ésti tenía esi oxetivu.

Foi Calvo’l que fizo la presentación y darréu entamó a falar la Representante d’Asturies en Bruxelles, Remedios Bordiú Cienfuegos-Jovellanos, que fizo una somera presentación pa dar pasu al Responsable del Punto Europeo de Ciudadanía, Augusto Paramio, que foi’l que más datos apurrió pa los nuesos enfotos.

Enterámosnos de lo que sospechábemos. Los proyeutos tienen que ser a tres bandes, esto ye implicar tres nacionalidaes, y Europa nun financia más de un 50 o 60%, nun m’alcuerdo bien. Y yá mos punximos a tirar de calculadora. Un proyeutu normalín vien a salir por unos 180.000 € (hay ayudes hasta de dos millones). Y claro, hai qu’asegura-yos a los europeos que se cunta cola financiación necesaria. Entós, vamos poner que 180.000 ente trés son 60.000; que Europa podría financiar el 60%, que son 36.000 €, colo que cada organización debería asegurar 24.000 € pa que’l proyeutu fuere viable. Paramio foi claru; cuanto más aporten al proyeutu les instituciones locales y autonómiques, más aporten n’Europa, lóxico. Tamién dixo que d’Asturies había mui pocos proyeutos…

La calculadora fala, canta y berra. Moisés lo desplica tamién claramente. Nuna comunidá que dedica la miseria de 48.000 € a proyeutos pa cuarenta compañíes profesionales; (el doble de lo que dedicaba nel 1985, o así, pa siete); que pretende dar a los proyeutos d’ayuda a la producción 6000 € como tope cimeru, cuando’l proyeutu tenga la “másima escelencia”, quier dicir que pa les compañíes profesionales asturianes ye imposible acceder a proyeutos europeos.

Y Paramio dános la razón… Bochornu xeneralizáu color buxu sobro’l paraninfu, tan densu y tan pesáu qu’hai que partilu con un hachu.

Alejandro Calvo pretende xustificase y reconducir la situación, y salta con que por qué nun-yos facemos les propuestes a l’alministración; énte la risión xeneralizao, Moisés desplica’l so casu, nel que yá lo solicitare pa un proyeutu en comuña con Italia, y que nun pudo facer porque-y dieron una miseria, etc. Aparte de la poco oportuna intervención d’un conocíu programador asturianu na que dicía qu’aquél nun yera’l sitiu afayadizu pa la discusión, a la que se contestó adecuadamente, movida y discusión nel entemediu la reunión. Pero sobre tou la sensación de vergoña descomanada.

Ye la escenificación del total fracasu del proyeutu –si pue nomase asina– cultural del PSOE. Dempués de venticinco años de política de parches, de repartir miseries, de recortes, de falta d’atención, etc, alcontrámosnos con que nun sólo somos competitivos nel territoriu del estáu español, sinón col fechu de que nun podemos selo nel contestu européu, y pola so culpa. Del PSOE y de los otros partíos, na so midía tamién.

Añedir a esto que falando d’otra estaya, que ye la de les tornes d’espublizaciones, y que nun nos afeuta direutamente a los teatreros, sinon a les editoriales, decatámosnos de que gracies a la política de marxinación y represión de la llingua asturiana que se lleva a cabo dende les instituciones, les editoriales nun pueden acceder a fondos europeos empobinaos a la torna al nuesu idioma d’obres escrites en cualesquier llingua europea, porque la llingua asturiana nun ye oficial. asina nin los editores, nin los traductores, nin el públicu pue beneficiase de los planes europeos que, con bon criteriu, y talo que s’espresa nel llibru verde de les industries culturales, traten de potenciar la singularidá.

Delles vegaes dame vergoña ser asturianu. Qué se piensen que somos.

Volviendo al teatru, dafechamente, el teatru profesional asturianu ta dando les boquiaes. Tamos desapaecíos. Y pa más quieren aprovechase institucionalmente de les nueses propuestes, y pretenden convencenos de que tán faciendo dalgo, y de que tán faciéndolo bien…

Nun ye sólo culpa de la ineptitud de los alministradores. Nel propiu seutor hebio delles actitúes, en tou esti tiempu, énte los conflictos, que mos mancaron muncho; por casu, la de nun desixir les coses como ye debío, el mieu a ferir la mano que te da de comer, l’actitu conformista y conservadora, el “que me quede como toi”, o el bienpensantismo interesáu: dexa que protesten otros que yá me beneficio yo. (Exemplu: agora tamos pidiendo dende Foroescena la dimisión del equipu de la Conseyería; esto fízose visible, amás de na prensa, na gala de los Premios Oh!. Etelvino Vázquez limítase a dicir que “a ver si nos empiezan a hacer un poco de caso”)

Valió de paños calientes. Les coses pol so nome. Tamos yá desaniciaos, gracies a unos políticos que dan vergoña ayena, y creo que tamién gracies a les actitúes d’un seutor del profesionalismu teatral asturianu poco convenientes. Tenemos per delantre la xera de recuperar venticinco años de parón y abandonu. Nel mio casu, estafáronme ventipicu años de la mio vida que nun me va devolver naide. Y prefiero qu’agora que s’amosó que nun son necesarios y que nun valen pa nada, que marchen los de la Conseyería enantes de marchar yo del país –cosa que pienso tolos díes–, poques gracies.

De los Premios Oh!

Deja un comentario

Apeteciame escribir de los Premios Oh, pero dábame pereza; un comentariu de Jose Miguel en FB animóme a ello. Tá bien recordar los anicios y la cronoloxía de los premios. Amás el fechu de que nunca fuéremos nin siquier nominaos pa nada nin nos Asturies nin nos Oh en tola so hestoria da cierta capacidá de perspeutiva dende una distancia (Lóxicamente nun ye esa la razón d’esti escritu)

Al respeutive de la hestoria, sólo solliñar que la primer gala que se fizo entamóla la UAA na Sala Quiquilimón, años antes de que s’organizaren los Premios Asturias. Y alcordase d’estes coses nun son batallines del pasáu. Son hestoria del teatru asturianu. Hestoria, amás, institucionalizada.

 Jose Miguel fai munchu énfasis nos procedimientos de votación, él siempres foi partidariu d’estructures abiertes y plurales. Ta bien, pero ye sólo ún de los modelos posibles. Anque sí tuve que ver con ello, nunca tuvi yo venceyáu direutamente coles organizaciones de los Premios; pero paezme que los Premios Max teníen esi modelu abiertu que valió d’inspiración pa los Asturias. Yo creo que tien más sentíu esi modelu abiertu nos Max que nos Asturias, simplemente pola cantidá de votantes censaos. Equí al ser pocos podíen amañase de dalguna forma les votaciones, pero bono, eso pue pasar y pasa colos otros modelos tamién.

 Tola xénesis de los premios Asturies ye tal y como cuenta Jose Miguel; diz lo siguiente:

“Se crearon a iniciativa del Ayto. De Langreo y colaborando el ITAE, cuando era concejal Ramon (el de Kumen); y cuando Julia dirigía el ITAE (la que fue de La Galerna). Esos premios se consolidaron en base a múltiples reuniones de trabajo, primero por iniciativas individuales y después a través de un comité organizador compuesto por representantes de: sindicato actores, asociación de compañías profesionales, asociación de compañías de danza, Ayto. De Langreo, Consejería de Cultura, y Cajastur. El procesó culminó con la elaboración y exposición pública de unas normas de participación en los Premios Asturias para compañías de teatro y danza asturianas. Dichas normas regulaban tanto los requisitos y registro de candidatos como requisitos y registro del censo de votantes.”

 Pero a mí interésenme más los Premios dende otru puntu de vista. Los premios d’esti tipu son homenaxes o reconocimientos que los grupos o subgrupos sociales que los entamen, perfaen pa consolidar el propiu grupu.

 Contemos que Jose Ramón yera conceyal, y entamó los premios que yeren pa profesionales, pal grupu de profesionales del teatru y les artes escéniques asturianes; non pal aficionáu, magar que los sos miembros sí podíen participar como votantes.

 José Ramón, nun lo sé porque nun lo viví direutamente, pero debió tener daqué que ver col güelpe d’estáu aficionáu, que como bien diz Jose Miguel, “se fraguó cuando surgió FETEAS y solicitó formar parte del comité organizador”.

 Si tenemos unos premios con una naturaleza profesional, que pertenecíen al grupu social de los profesionales de les artes escéniques, un grupu que más o menos entamó a tomar forma haza l’añu 1985 cola creación del ITAE, y que necesitaba puxu y visibilidá, l’inxertar, amás baxo presión, al grupu de los aficionaos camudaría la naturaleza de los premios. Asina fue que yá nun se ficieron más, lóxicamente. La lletura ye la de siempres, el profesional necesitaba los premios pa afitase como grupu, y l’aficionáu, que nun lo necesita, pa figurar ya intentar ser tanto como’l profesional. Ehí llueu entren razones de tipu personal, ya inclusive d’orde patolóxicu, nes que nun me voi a meter, de momentu, pero que ficieron qu’aquello españare.

 L’asociación ACPTA, d’aquella la única qu’aconceyaba compañíes profesionales, siguió trabayando cola idega de los Premios y algama crear los Premios Oh!. Yo toi con Jose Miguel en que tampoco me los creo; pero ye una opinion personal.

 ACPTA, cuando entamen fai cinco años la xera de los premios –profesionales, tá claro–, ya lleven furrulando como asociación unos cuantos años, y ye hasta esi momentu la única qu’aconceya compañíes profesionales. Polo tanto el grupu social del teatru profesional, pa ellos, son les compañíes de ACPTA. Invítase a participar –non a organizar– al restu compañíes asturianes. Furrulen con un modelu nes votaciones de tipu zarráu, con un xuráu que ye’l que dicide, lo que tamién pue facer sospechar; pero al menos, pue criticase. Jose Miguel desplícalo y critícalo abiertamente. Yo tamién, pero por otres razones.

 Paralelamente surden más compañíes, y otra asociación, que ye Foroescena, na que güei hai más compañíes que n’ACPTA, y delles con bayurosa trayectoria profesional, colo que’l grupu social del teatru profesional aumenta.

 Foroescena intenta, va dellos años, participar na organización de los Premios Oh!. Ye lóxico, yá que les compañíes asociaes en Foroescena tamién formen parte d’esa categoría de lo profesional. Por una razón ou otra hasta agora nun pudo dase esa collaboración; quiciabes ACPTA, ye una opinión personal, caltenga un comportamientu hasta ciertu puntu elitista o arrogante, que-yos faiga interpretar el fechu de la posible collaboración como una perda de presencia de los sos asociaos énte les alministraciones, afitándose na llabor desenvolubrada hasta la fecha na organización de los premios.

 Hai delles coses que contribúin a forxar esta hipótesis: son los premios profesionales qu’organiza ACPTA, y en principio los destinatarios podríen ser ellos mesmos, anque escepcionalmente se dea un premiu a dalguna compañía non asociada a ACPTA; tener dalgún d’esos premios, o dellos, son méritos cara a les ayudes que puedan recibise, y el procedimientu de seleición y de concesión de los premios ye zarráu.

 En tou casu, y anque asina nun fuera –toi plantegando hipótesis y construcciones mentales lóxiques pa llegar a una especie de reducción al absurdu, nun pretendo faltar a la honorabilidá de naide– el fechu de qu’APCTA siga en solitario entamando la organización d’esos premios yá abulta polo menos anacrónico. La profesión, o bona parte d’ella nun s’identifiquen colos premios, por más que s’invite a presentar espectáculos a concursu; y la composición de los tribunales y la so capacidá p’analizar trabayos –ya inclusive pa ser quién a velos toos– pue ser mui discutible. Ye llexítimo que s’entamen, pero nun paez conveniente que se sigan organizando asina, dende’l puntu de vista del grupu social en conxuntu.

 Agora los Premios Oh! tienen de convertise nesi preséu, necesariu pero non suficiente, pa que’l profesionalismu de les artes escéniques se cohesione

Per otra banda, la revancha aficionao tamién tien los suyos particulares; que yo sepia al menos dos, l’Alejandro Casona en Villaviciosa y l’Aurora Sánchez en Candás. Ehí si que nun voi a entra a analizar, saben mui bien lo que faen, cómo lo faen y pa qué; y ye terrible, a veces. De toes formes, y por facer una homildosa aportación d’otru orde, voi centrame simplemente nos nomes de los concursos. Ye un poco dar la tabarra, pero fáigolo porque en Foroescena naide me fai casu y a mi paezme importante. El nome Premios Asturias de Teatro taba bien; definía perfeutamente l’ambetu y la naturaleza del grupu social que lu entamaba y que yera destinatariu del homenaxe. Los premios aficionaos tamién lo son, al tener los nomes de persones venceyaes col ámbetu onde se desendolquen. Hai otros premios perehí que podríemos analizar: los premios Max, reivindiquen ún de los personaxes más reconocibles del teatru español de tolos tiempos, polo tanto casa colos intereses del coleutivu; lo de los Goya yá ye daqué más rebuscao, pero tien un venceyamientu, según la organización desplica, coles imáxenes. Pero el nome de los Premios Oh! nun define nada, ni ye indicativu del grupu social que lu propón, nin del destinatariu, nin del ámbetu territorial nin de la categoría de los premios. Amás, nun sé si ye asina, igual soi mui mal pensáu, pero tengo motivos pa ello, a mi paezme una incorreición gramatical sobre un nome hipotéticu que trataba de reflexar, amás de forma peyorativa, l’asturianía de los premios; correutamente, según la mio hipótesis, la propuesta orixinal sedría “Premios ho”, sólo que pa más aquelli taría mal escrito. Nun ye una denominación propia nin digna. Ye dalgo dafechamente impersonal. Yo propongo, agora qu’hai que facer evolucionar esti asuntu de los premios darréu, camudar tamién el nome por ún más apropiáu, y que cumpla con les carauterístiques que tienen que tener los nomes d’homenaxes; amás, pa cada premiu en concretu podríen emplegase nomes de profesionales o de xente venceyao col teatru asturianu y col teatru profesional, como, ocúrreseme, Ceferino Cancio, Margarita Rodríguez, Antón de Marirreguera…

 Esto tien de camudar yá, en munchos aspeutos, y pa bien. Nun podemos dexar que nos sigan cayendo toes del mesmu llau.

Qué gustu…

Deja un comentario

Ta perbién esti artículu que publica Maribel Lugilde en La Nueva España
http://www.lne.es/gijon/2013/05/03/puro-teatro/1406248.html

http://issuu.com/csi-asturies/docs/contracorriente_26/15

Deja un comentario

http://issuu.com/csi-asturies/docs/contracorriente_26/15

Artículu espublizáu na revista A Contracorriente, nº 26, CSI Asturies, Marzu 2013; px 28-29

TEATRU ASTURIANU PROFESIONAL, DESAVERAMIENTU Y DELITU

Deja un comentario

Yá foi quién a meter esti artículu nel mio blogue, que yera lo suyo. Wordpress dióme problemes. 
 
 
El Día Mundial del Teatru instituyólu la UNESCO p’afitar la sensibilidá hacia esta categoría de la creación y espresión cultural. Fácil que fuere pa lluchar escontra la censura y pa solliñar la necesidá de la llibertá d’espresión. D’aende que pueda dicise que’l teatru y les artes escéniques alcuéntrense en situación minorizada al respeutu d’otres artes, necesiten de proteición, y los gobiernos son a los que se-yos encamienta curiar d’ello y facelo espoxigar. Mijail Bajtin desplica que’l Teatru hai d’entendelu según el pensamientu de cada dómina. Un xuglar, nel añu 1200, por casu, ye un señor que vive n’antroxu permanente, que caltién una conducta que nun ye la normal na so sociedá, y que tien cierta llibertá pa ser l’espeyu grotescu del Poder. Una especie de llocu consciente. Un trastornu de la personalidá llexitimáu, consentíu. Shakespeare, o Calderón, daqué escribieron d’eso. Hebio dellos cures, por casu, que dixeron qu’esta profesión yera dalgo tarrecible; el Papa Gelasio I prohibere nel añu 494 la celebración pagana de les Lupercales y sustitúila pol 14 de febreru, fecha na que muerre martirizáu un cristianu de nome Valentín; nel llibru Constituciones Generales de Obispo de Mondoñedo Fray Antonio de Guevara (1541) escríbese lo que vien darréu: (…) nos contó que en la noche de Navidad echan un gran leño al fuego que dura hasta el Año nuevo, y dan después para quitar calenturas de aquél tizón, y como esto sea rito diabólico y gentilicio anatemizamos, y descomulgamos y maldeciremos (…) Xovellanos mesmu trata a los comediantes como dalgo dispreciatible; cita na so Memoria pa la policía d’espeutáculos… la llei 34, tit. VI, part.I y VII; y constata que ya había en el S. XIII representaciones de objetos religiosos y profanos, y que se hacían por sacerdotes y por legos, que no sólo se hacían por meros apasionados sino también por gentes de PROFESIÓN, a quien declara infames otra ley coetánea. Escribe tamién: Castilla estaba llena de trovadores y juglares y juglaresas, de danzantes, representantes y menestriles, de mimos y saltimbanquis, y otros bichos de semejante ralea. Los xuglares, cómicos, y demás xente de malvivir, la xente que vive n’antroxu permanente, ye xente desaverao, que caltién comportamientos que nun son los que’l Poder nin la sociedá de la dómina camienta como normales, siendo, d’otramiente, un perfeutu complementu del poder. Pero les artes escéniques tamién son en sigo mesmes una fuente de poder. Esi poder afítalu l’espaciu escénicu, les carauterístiques d’una peculiar comunicación emisor-receutor, la capacidá crítico, la presunta cultura, l’espeyu grotescu, el discursu, la forma del discursu… Ye lo que’l Poder, el de verdá, nun pue tolerar, y esa ye la razón histórica pa facer que la sociedá refugue, marxine y desavere a esti coleutivu. En sociedaes medievales, como l’asturiana d’anguaño, esi conceutu caltiénse nel inconsciente coleutivu. Ye una especie d’arquetipu; d’aende que nin el Poder, nin la sociedá, considere les artes escéniques una profesión más, como cualesquiera, nin siquier un trabayu; d’aende que los y les intérpretes seyamos una especie de secta con comportamientos indeseyables; d’aende que se critiquen y censuren opiniones d’actores y actrices en foros públicos, ya inclusive obres de teatru; d’aende que se-yos tire pan a los monologuistes en dalgunes bodes; d’aende qu’haiga topicazos como’l que se diga que vivimos d’ayudes, talo que pordioseros, y non del nuesu trabayu, como cualesquier trabayador. El poder cultural asturianu tien un conceutu medieval de la nuesa profesión; arreniega de la so obligación de curiala y facela espoxigar; desavérala mediante desatención; condérgala a la desapaición pola mor de l’asfixa económico, arrequéxala na residualidá, privándola d’actividá. Ye más; suple la función social de la profesión con sucedáneos: actores que nun son actores, actrices que nun son actrices, persones que tienen otru trabayu, otro principios, otres metes na vida y que, polo tanto, son menos peligrosos pal sistema, son collaboradores necesarios del pensamientu medieval-reaccionariu, y amás, faen coses paecíes, casi como los profesionales, y salen muncho más baratos. Curiosamente n’otres fasteres del estáu esto nun pasa, o nun pasa tanto. N’otros llaos, que per otru llau tampoco tán, nel tiempu, muncho más alantre de la dómina medieval, considérase la profesión d’intérprete, el teatru, les artes escéniques como un seutor que xenera emplegu, riqueza y que tien una fin social; anque nun tolo que debieren, defenden la profesión, intégrenla, institucionalícenla. Equí non. Equí la profesión ta agora compuesta por unes doscientes cincuenta persones, o trescientes, que viven (o vivíen) d’ello direutamente, más tola actividá indireuta que xenera(ba). Un 4% de PIB en condiciones afayaíces. Y, magar que’l Poder y la sociedá nun se dea por enterada, dientro del grupu social de les artes escéniques hai, aparte de profesionales, tamién una élite; hai munchos titulaos y titulaes universitaries, investigadores o intelectuales que nun viven n’antroxu permanente. La desviación, el desaveramientu al que tá condergada l’actividá escénico n’Asturies, la tremenda agresión que sufre por parte del poder medieval inconsciente ya incultu algamó ya’l desaniciu de la profesión dafechu. Nun ye la crisis, nun son los bancos, ye l’escaezu, la falta d’atención, la incultura, l’anhedonia, la falta d’empatía cola profesión de la xente afitada nel poder que nun dexa más pasu al desaveramientu que camudase en delitu, en desaveramientu radical. Como tá pasando n’otres estayes llaborales de la vida cotidiano. Nin más nin menos. Muncha xente de fuera y de dientro de la profesión diz que falta unidá dientro d’ella. Yo nun lo creo. La cacariada unidá pue ser un arma de doble filu pa que la profesión quede desaverada una vegada más, cosa que-yos vendría bien a dalgunos elementos estraños a la profesión pa reforzar la so posición nel panorama teatral llariegu. Podríemos escolinganos profesionalmente de la cúpula del Niemeyer, o de la torre de la Llaboral; o podríemos garrar una escavadora, como’l chipriota, y valtiar les puertes de los centros de Caxastur; podríemos prender fueu a la conseyería cultura; pero nun me paez que’l delitu, al que mos empobinen, vaiga solucionar nada. El sistema, el poder, que ye mui llistu, tien previsto salides pa eso. Les llendes ente’l desaveramientu y el delitu son, por casu, manicomios y cárceles. Y la rabia ye muncha. Anque ye pa pensalo; ye lo único que nos queda, a lo que tán empobinándomos… Los preseos que podríen tener daqué de capacidá pa camudar esta llaceria son los partíos políticos, al traviés de los sos programes. El PSOE camienta que la cultura ye sinónimu de chiringuitu, y dalgún conceyal socialistu díznos que lo que facemos, el nuesu oficiu, podíemos facelo gratis. El PP ta enfotáu n’afitar la cultura del ésitu, amosada nun llibru que sacó va tiempu la FAES; Izquierda Xunida tien d’afiliáu a la persona, un prexubiláu, manipulador obsesivu, que quier amosar al mundu que’l teatru aficionáu ye más profesional que’l profesional, y que pa combatir la llaceria del profesionalismu nel teatru asturianu, monta una cadarma de poder impresionante: dos asociaciones de grupos de teatru aficionáu, un sala residente pal so grupu nel ayuntamientu onde foi conceyal de cultura (únicu casu de residencia no profesional en tol estáu), una escuela p’aficionaos (qu’entra en competencia cola educación reglada) con un presupuestu vergoñosu, sobre too pal Ayuntamientu de Llangréu… Vaya, un peligru de paisanu. De Foro nun se sabe nada; y d’UPyD meyor nun sabelo. La desconexón de los partíos cola sociedá, y col mundu de les artes escéniques en particular, ye total; y la contratrasferencia, muncha. Desaveramientu radical. Provocáau pola xente afitada nel poder, parapetada tres d’una pantalla, col mur nuna mano y na otra una calculadora, qu’empobinen los nuesos destinos al desaniciu; que s’axunta dacuando nuna mesa a falar de les nueses vides ensin considerase parte implicada nel fechu escénicu; que cobra por ello bien d’ello; que nun son quien a iguar midíes pa institucionalizar o afitar l’actividá escénica profesional. Ellos y elles son culpables de facenos perder, nun solo’l trabayu, sinón la vida. Porque nun vivimos nel medievu, nin n’antroxu permanente, nin de les ayudes, nin del aire. Porque los años pasen, y nun camuda nada, y los minutos de la vida valen ca vegada más. Y la sociedá tien drechu a disfrutar del nuesu llabor, y ellos la obligación de curialo y d’institucionalizalo. Y si non, pa iguar esti desaguisáu ancestral, esta inxusticia, lo primero, tendremos de quitalos de delantre. Esa xente desaverao, la xente que constitúi’l Poder cultural medieval asturianu, ta delinquiendo, ta perxudicando a la profesión y a la sociedá va munchos años. Conscientemente, pueque. Y el delitu tien de castigase de dalguna forma.

Ñeve

Deja un comentario

Ye raro que la ñeve algame Xixón. Cuando viví en Pumarín, nun octavu pisu, vía’l Picu’l Sol, el Monte Deva y hasta l’Aramu. Quiero alcordame de que ñevaba tolos años, quiciabes más qu’agora, y que delles vegaes podía vese tola cordal blanco. L’otru día, n’otru espaciu, un espaciu d’esos que paez que tan irremisiblemente venceyaos a ún, como ye la Llaboral, víase la cordal blanco. Bono, esblanquiñada.

Fui alló porque tamos ensayando una obruca, y dexáronmos un espaciu pa poder trabayar, polo menos a meyor temperatura qu’en Pinzales, onde tenemos el nuesu llocal, qu’amás enterámosnos esti día qu’esbarrumbó un cachu’l teyáu y entró agua a manplén.

Falaba con Arantxa’l día enantes –como siempres, paez qu’agora nun hai otra conversación– de lo mal que tan los ánimos na profesión. Yo nunca lo viera peor. Nun me quiero estender, yá lo faigo n’otros foros, colo mal que ta too. Resúmolo en qu’el teatru ye dalgo que se crea, y como hai que crealo, supón un actu de rebeldía dafechu y un choque frontal escontra tola realidá. Toa. Y agora eso nótase muncho más.

Colé esi día pa casa perablayáu. Costóme, llevamos dieciséis años de profesionales, pero yá algamé la llende de pensar que nun paga la pena l’esfuerzu de tantos años. Nun hai dengún estímolu nin por parte de los compañeros-es, nin de l’alministración, nin de naide, pa que podamos cumplir la función social que tenemos encamentada. Y llegamos a la fin del ensayu. Y al día siguiente tamién, quiciabes colos ánimos un poco anovaos. Ñevare.

La obrina ye un infantil, afitáu nun cuentu d’Antón García. El pelegrín Valiente. Estrenaráse nel FETEN, el domingu 24. Nun tamos enfotaos nin siquier en que se venda daqué –lo qu nun quier dicir que nun vaigamos intentalo polo menos. L’estrenu nel FETEN ye cosa complicada, porque siempres ta l’aquelli de que si sal bien, pos bien, y nun se vende nada; y si sal mal, pa encima, crucifíquente. Sicasí, estrenar agora en FETEN ye la única illusión, l’unicu aliciente pa siguir trabayando daqué. El cuentu ye ilusionante. El camín de les estrelles. Daste cuenta de que sí, qu’esi ye l’únicu camín que tenemos, lo meyor que podemos facer, pelegrinar, siguir pelegrinando pa llegar a dengún llau, ser consecuente colos tos pruyimientos, nesti camín malsanu d’envidies, vanidaes, zancadiyes y disprecios.

Allégrame muncho tener bonos compañeros y compañeres de viaxe; los y les que lleven pelegrinando con nós tou esti tiempu, y agora especialmente, Inma –por supuestu–; Arantxa, que siempres tuvo ehí, perbona profesional, y meyor persona y compañera; y Dani, que ye la primer vez que trabaya con nós y aporta illusión, seriedá y mocedá.

Namái qu’espero qu’el camín de les estrelles nos seya afayaízu. Ye abegoso, necesítase muncha voluntá, tenemos de ser de fierro. Pero, dacuandu, ñeva; y presta.

Imagen

Asturies 2008

Deja un comentario

Asturias20081

Aunque no aparece en ninguno de los resúmenes del año de la prensa, ni ninguna de las personas con las que hablo del tema tenía ni repajolera idea, resulta que en el 2008 “tienen lugar en Asturias una serie de conmemoraciones centenarias, hechos de indiscutible trascendencia para la historia de Asturias y, sobre todo, elementos decisivos en la construcción de nuestra identidad colectiva. 1200 años de la donación de la Cruz de los Ángeles, 1100 años de la donación, también a la catedral ovetense, de la Cruz de la Victoria, erigida en emblema de Asturias; 400 años del inicio de la actividad docente en la Universidad de Oviedo, y 200 años de la asunción de poderes y la declaración de guerra a la Francia napoleónica por parte de la Junta General del Principado. El I Centenario del descubrimiento del arte rupestre de las cuevas del Pindal y la Loja y los 40 años del descubrimiento del arte rupestre de la cueva de Tito Bustillo.” (www.asturias2008.org).2

Sin duda una buena oportunidad para proyectar la imagen del país en su entorno y captar interés, y publico. La ausencia de colaboración entre las diferentes entidades e instituciones que lo organizaban la efeméride, -véase Arzobispado, Universidad, Ayuntamiento de Oviedo, Gobierno de Asturias- ya era reseñada por el Sr. Ruiz de la Peña en la prensa en octubre-07. A pesar del acuerdo de colaboración suscrito en 2006, fue difícil diseñar un plan de acción conjunto entre ellas y cada una hizo un poco lo que le dio la gana. Sí se realizaron actividades, variadas, y tan oportunas y variopintas como, entre otras, un buen número de peregrinaciones a Covadonga, el estreno (versión concierto, que es mas barato) de la zarzuela del mismo nombre, una olimpiada química (¿?), un partido de fútbol, un encuentro de la Film Commision con directores, (que no sé si se llego a celebrar), una exposición de orfebrería, y además, se incluyen actividades que se hacen todos los años, como la exposición de artesanía de Oviedo. En fin.

A excepción de lo que recibe la Fundación Gustavo Bueno del Ayto. de Oviedo, ignoro las partidas económicas que se destinaron a la efeméride, pero no me importa. Lo que si creo es que la rentabilidad y repercusión social de los actos fueron nulas, a causa de la imposibilidad de ponerse de acuerdo desde las distintas entidades que supuestamente organizaban, lo que trae como consecuencia un proyecto desvertebrado, pobre y poco atractivo, en contra de lo que merecía lo trascendente e irrepetible de la ocasión.

Aunque sospecho que esto es lo que verdaderamente querían; lograr que una fecha tan señalada pasara absolutamente inadvertida. Un pueblo es su historia, su memoria. El miedo es que si tomamos conciencia de nuestra historia, al día siguiente es posible que salgan las hordas a la calle a declarar la independencia de Asturies. Por eso, ya se encargo Gustavo Bueno de publicar entrevistas y un libro manteniendo la españolidad de Asturias cuando España no existía ni había existido nunca como tal. Que no quepa la menor duda. Nunca lo van a reconocer, por supuesto, pero creo que ése es el miedo, miedo a nosotros mismos. Que hubieran podido celebrar esto catalanes, vascos, andaluces, castellanos o cualquier otro pueblo sin complejos absurdos, con dignidad y con cierta visión de futuro. Tiempo y dinero perdido para siempre, no vamos a ver otra. Objetivo desaniciu cumplido. Bueno, tara contentu.

1 Esti articulín que sescribió en Marzu de 2009,nun se llegó a espublizar.Fonte:Antón Caamaño.

2Imposible atopar esa web per Internet.Sicasí,ye posible atopar referencies,pueque.

Prúyeme ser la quinta provincia.

Deja un comentario

Nun parez que les coses de la cultura, nin del teatru vaigan mui bien, nin n’Asturies nin n’otros llaos, pero cuando la xente fale tien que falar con conocimientu de causa. Desplícome. Nun mos fai falta mirar mui lloñe. Xunta de Galicia. cinco tipos d’ayudes a la producción d’espeutaculos: nova creacion, pequeñu, medianu, gran formatu y Novas tendencias. Concedieron ayudes a trenta espectáculos, la mayor de 56.000 € a un gran formato. Pero ye que tolo demás ye mui paecío. Pa facenos una idega, un grupu que presenta un mediano formatu lleva tantes perres como cuarenta compañies asturianes. 41988 €. Y nun acaba ehí la cosa. hai más ayudes, a distribución, interior y esterior, asociacionismu (non grupos amateur), creitos… Un musical que van poner en Madrid va llevase 142.000 €, y nun pue dicise qu’el restu, otres cincuenta producciones más o menos, nun lleve nada. Ye a) pa caer de culu; b) pa pensar en dexalo, o n’emigrar, porque asina nun podemos competir ni vamos poder facelo nunca; c) pa entrugase por qué tenemos la suerte de vivir onde vivimos, y d) pa empezar a señalar culpables de la estafa y la marxinación na que nos tienen somorguiaos a los trabayadores de la cultura y de les artes escéniques n’Asturies, y tamién a la xente del pueblu asturianu que nun puede disfrutar del nuesu trabayu nin del exerciciu de la nuesa función social, como cualisquera otru “españolito”. Creo que yá ye hora de dexase de paños calientes. Ye cenciellamente indignante. Vergoña ayena; o propia, nun sé.

Older Entries Newer Entries